Las monedas romanas, un tesoro para los aficionados a la numismática

La numismática es una afición que se cultiva desde tiempos inmemorables y como cualquier aficionado al coleccionismo de monedas y billetes sabe, no es un pasatiempo barato: requiere tener un buen conocimiento de monedas antiguas para elegir bien aquellas en las que invertir el dinero.Aunque existe la posibilidad de coleccionar monedas de diferentes épocas y territorios, las monedas antiguas romanas siguen considerándose piezas muy atractivas que deben figurar en la colección de cualquier aficionado que se precie.

¿Qué factores determinan el valor de las monedas?

Las monedas durante la mayor parte de la República romana y el Imperio romano incluían el áureo (oro), el denario (plata), el sestercio (bronce), el dupondio (bronce) y el as (cobre). Estas monedas se usaron desde mediados del siglo III a. C. hasta el siglo III d. C, aunque se pueden encontrar monedas pertenecientes a diferentes momentos históricos del Imperio Romano: las guerras púnicas, los doce césares, la edad de Constantino o el imperio bizantino.

En la clasificación de monedas romanas, se pueden diferenciar dos categorías principales: monedas imperiales y monedas provinciales. En este último tipo, resaltan las que se acuñaban en algunas regiones de influencia griega, conocidas como monedas imperiales griegas o grecorromanas, que también tienen mucho valor para los coleccionistas más especializados. Si estás planteandote iniciar una colección de monedas antiguas romanas, fíjate en el material con que está fabricada, porque es uno de los factores principales que determina su valor. 

Como es común en numismática las monedas más raras suelen ser las más valiosas. Sin embargo, se ofertan tantas monedas de esta época, que eso ha contribuido a su pérdida de valor, especialmente si hablamos de series ilimitadas con infinitas variaciones. Ten en cuenta que, además de su rareza, el valor se determina en función del interés histórico, el gobernante o autoridad emisora, la denominación y la estética.

Monedas romanas para todo tipo de coleccionistas y presupuestos

El rango de precios es muy amplio y podrás comprar monedas romanas antiguas baratas entre 20 y 90€. También encontrarás monedas más curiosas por precios que superan los 400€, mientras que aquellas con retratos de emperadores romanos famosos pueden llegar a costar más de 1000€.

Cerciórate siempre de la autenticidad de la moneda y comprueba el valor que tiene en el mercado. No es raro encontrar especuladores que venden monedas comunes a precios extraordinariamente altos. En internet encontrarás numerosas guías de identificación de monedas con imágenes y descripciones del anverso, reverso y el gobernante emisor. Bien informado, invertirás inteligentemente tu dinero y te harás con una prestigiosa colección, que en el futuro valga mucho dinero.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña