Coleccionar monedas antiguas, un hobbie que cada vez está más de moda

El coleccionismo es una de las aficiones más comunes en el mundo, los objetos que se coleccionan pueden ser muy variados, desde los más simples, hasta los más raros o extravagantes. La numismática, término con el que se nombra al coleccionismo de monedas antiguas, no deja de ser una afición más, pero sin duda, al coleccionar monedas antiguas, también podemos hacer negocio, ya que hay coleccionistas dispuestos a pagar cualquier precio por una auténtica reliquia.

¿Cualquier moneda antigua merece la pena?

Para el auténtico coleccionista, cualquier moneda, bien por su forma y diseño o simplemente por su antigüedad, será una bonita adquisición que sumar a su colección. Hay monedas de antiguas civilizaciones que tienen un valor económico alto además de una gran demanda dada su historia, como por ejemplo las monedas antiguas de Grecia. La cantidad que ha sobrevivido a lo largo de los años es bastante escasa, encontrándose la mayoría por Europa y Oriente Medio, dada esta situación, coleccionar monedas antiguas también se convierte en una inversión o en un buen negocio si se pretenden vender y obtener así una suculenta fuente de ingresos. Otra de las épocas que ha despertado siempre el interés de coleccionistas ha sido la época romana, por lo que las monedas antiguas de Roma son también sin duda una pieza que aumentará el valor económico de nuestra colección. Tanto los materiales que se emplearon en su fabricación como la dificultad de encontrarlas en buen estado hacen que sea una muy buena adquisición. Concretamente, podemos destacar los sestercios, que fueron monedas muy importantes en la época. 


¿Cómo empezar a coleccionar monedas?

Para empezar fuerte en el mundo del coleccionismo de monedas, sin duda una de las más caras y mejores adquisiciones son las monedas antiguas de Bizancio, cuyo precio de salida empieza por un valor mínimo de 300€. Son auténticas reliquias que han podido sobrevivir nada más y nada menos que 1400 años siendo actualmente huellas del Imperio Bizantino.
También podemos entrar en el mundo de la numismática de una manera más asequible, ya que hay otras monedas antiguas fáciles de conseguir y bastante más económicas, como pueden ser las monedas de la época medieval, así como las que pertenecen al reinado de los Reyes Católicos. En cualquier caso, y dependiendo de nuestras posibilidades económicas, las monedas antiguas representan siempre una parte importante de la historia y de cómo ha avanzado nuestra sociedad.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña