Los zumos: una fuente de sabor y salud
Rápidos de absorber y asimilar, los zumos de frutas y verduras recién exprimidas son un completísimo alimento que podemos incluir fácilmente en nuestra dieta, y que supone un gran aporte de vitaminas, minerales y antioxidantes para nuestro organismo.
Para disfrutar de un buen zumo en cualquier momento del día, la mejor opción es, sin duda, hacernos con un exprimidor o licuadora, que nos facilitará el trabajo y nos permitirá aprovechar hasta la última gota de nuestras frutas favoritas.

El exprimidor que necesitas
Por supuesto, no todos los exprimidores del mercado son iguales, así que deberemos pensar bien en nuestras necesidades y en el uso que vayamos a darle antes de adquirir el nuestro. De ese modo, lo primero que decidiremos es si queremos un exprimidor manual o uno eléctrico. Si no vamos a hacer grandes cantidades de zumo o vamos a usar el exprimidor de forma más bien esporádica, uno manual será con toda probabilidad más que suficiente.
Dentro de ellos tenemos los clásicos de bola, en los que deberemos girar la fruta nosotros mismos para obtener el zumo, y los de palanca, más cómodos y atractivos visualmente, pero también algo más caros.
Si tenemos previsto darle bastante uso al exprimidor, nos convendrá hacernos con uno eléctrico, con el que podremos extraer todo el zumo de las frutas con la mayor eficacia y el mínimo esfuerzo. En ese caso habremos de tener en cuenta la potencia que necesitemos, pensando también en que ésta puede llevar asociado un ruido considerable (y seguramente no queramos despertar a todos los vecinos cuando nos preparemos nuestro zumo matutino).
También debemos fijarnos en el tamaño del vaso en el que cae el zumo una vez exprimido, en la posibilidad de poner o quitar un filtro para la pulpa y, por supuesto, en el mecanismo de limpieza. Cuántos zumos habremos dejado de prepararnos por culpa de la pereza que nos daba limpiar después el exprimidor…

Un paso más allá
Un exprimidor como los que hemos visto hasta ahora es un pequeño electrodoméstico ideal para obtener zumo de frutas como naranjas, limones o pomelos, pero si lo que queremos es extraerlo de otras frutas como manzanas o piñas, o de verduras y hortalizas (apio, zanahoria, espinacas...), lo que necesitaremos será una licuadora.
Con este tipo de aparatos, más versátiles y configurables, también deberemos fijarnos en la potencia, sin olvidar nunca que cuanto mayor sea ésta, mayor lo será el consumo eléctrico, y que para un uso doméstico suele ser suficiente con menos de 300W.