Cintas de correr, modernas máquinas de cardio para tener en casa
Las cintas de correr son, sin duda alguna, uno de los artículos de fitness más populares. Con ellas es posible andar o correr sin que el mal tiempo te detenga. Al entrenar en una cinta estarás ejercitando y fortaleciendo todos los músculos de las piernas, a la vez que previenes enfermedades cardiovasculares.
Otro punto a favor del ejercicio es que mejora la actividad cerebral y aumenta la secreción de endorfinas, las cuales generan una sensación de bienestar general. Si tienes una cinta de correr en casa y alguna otra máquina de cardio, como las plataformas vibratorias, la lluvia y el frío no podrán impedir que continúes con tu entrenamiento regular.

¿Qué características debe tener una cinta de correr?
Es importante que la cinta para correr que elijas tenga diferentes programas que te permitan caminar o correr a diferentes velocidades e inclinaciones. Muchos modelos cuentan con un programa de inicio rápido, el cual comienza la sesión de entrenamiento a una velocidad muy lenta y va acelerando poco a poco. Otros modelos tienen programas como “objetivo calorías” y “objetivo distancia”, con los que podrás seleccionar la cantidad de calorías que deseas quemar en la sesión o la cantidad de kilómetros que deseas correr, respectivamente.
Es fundamental que la cinta tenga una llave de seguridad. En algunas de ellas el dispositivo de seguridad es un botón rojo y en otras es una palanca; estos sistemas permiten detener la cinta de inmediato en caso de que sea necesario.
También puede ser muy útil elegir una cinta de correr que cuente con un monitor de frecuencia cardíaca y con una pantalla LCD que te permita visualizar la distancia recorrida, las calorías quemadas y otros datos importantes.
Por último, tienes que ver que la cinta sea adecuada para tu peso. Existen algunos modelos que soportan hasta 150 kilos.

¿Cuánto cuesta una cinta de correr?
Existe una gran variedad de cintas en el mercado, algunas de las marcas más conocidas son BH Fitness, Kettler y ProForm. En promedio, un modelo sencillo cuesta 400€ aproximadamente, mientras que uno especializado puede llegar a costar más de 2000€.
Los precios varían bastante según las características de cada cinta. Aquellas que son más grandes, que tienen más programas, o que incluso ofrecen la posibilidad de transformar tu tablet o móvil en el monitor de la cinta, son las más costosas, pero si buscas algo más sencillo también hay muy buenas opciones a tu alcance.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña