Cambios recientes en la divisa del Vaticano

La Ciudad del Vaticano, desde los pactos de Letrán de 1929, utilizaba como divisa oficial la lira vaticana, y esta se encontraba ligada al valor de la lira italiana. Así, cuando Italia, miembro oficial de la Unión Europea, adquirió el Euro como moneda oficial en 2002 también lo hizo el microestado del Vaticano.


El coleccionismo de monedas y billetes de Euro de la Ciudad del Vaticano


Aunque la Ciudad del Vaticano no pertenece a la Unión Europea, si se encuentra ligada de forma legal al Estado Italiano, por ello su moneda oficial es el Euro y puede acuñar su propia moneda. En el anverso de las monedas del Vaticano de Euro se halla el diseño de este microestado y en el reverso el común.
En la actualidad ya se han acuñado cuatro series sin contar las conmemorativas. Respecto a las monedas de Euro conmemorativas, al igual que el resto de los componentes de la zona Euro como Alemania, España o Portugal, el Vaticano también ha acuñado las suyas. Así, los precios de las monedas acuñadas en una de las cuatro series son las más baratas (desde 5 a más de 40€) y las conmemorativas, al ser más limitadas que las anteriores alcanzan precios muy altos en el mercado (desde 30 a más de 2000€), aunque también se puede recurrir a las subastas para conseguir lo que se desea. En el anverso de tres de las cuatro series llevan la esfinge pontificia del papa de la Santa Sede de ese momento, y son:

  • En la primera (2002 - 2005), el papa Juan Pablo II.
  • En la segunda (abril de 2005), la insignia de la Cámara Apostólica, el escudo de la Cámara de Cardenales y el año en números romanos.
  • En la tercera (2006 - 2013,) el papa Benedicto XVI.
  • En la cuarta (2014) y actual, el papa Francisco.

En ambos casos el coleccionista puede adquirirlas sueltas, en sets o en cartones. Por regla general, el numismático opta por comprarlas sueltas para personalizar su colección.


Cómo conservar tu colección de monedas y billetes

En la numismática, la conservación y ordenación adecuada de los artículos que se adquieren puede realizarse sin problemas mediante algunos accesorios numismáticos: cartones para monedas (de grapar o autoadhesivos), limpiadores de monedas (líquidos y mecánicos), archivadores para cartones y las pinzas numismáticas con las puntas forradas de plástico. Para los más ahorradores la mejor opción es la compra de material de segunda mano.