Cortacéspedes autopropulsados para un jardín impecable


Tener un hermoso jardín es fantástico, pero sin dudas hace falta mucho trabajo para mantenerlo impecable. En especial, cortar el césped es una tarea que requiere tiempo, energía y, sobre todo, contar con la herramienta adecuada.
A la hora de comprar un buen cortacésped, hay que preguntarse en primer lugar qué superficie tiene el jardín y con qué frecuencia lo utilizaremos.


Opciones para jardines pequeños con uso reducido


Para un jardín con medidas reducidas y un uso semanal o menor, un cortacésped manual es suficiente. No hace ruido, es económico, lo consigues a precios entre 80 y 120€, no gasta ni energía ni combustible y es sencillo de manejar. Lo único que deberás recoger manualmente la hierba cortada. Para jardines de mayor tamaño, puedes empezar a pensar en un cortacésped eléctrico. Con potencias que varían entre 600 y 1600w, son bastante manejables y más ligeros que uno de gasolina. Los precios varían entre 100 y 250€. La desventaja es que hace falta un enchufe de electricidad cerca y que hay que ser prudente con el cable, ya que puede ocurrir que lo cortemos en un descuido. El problema de los cables se resuelve con los cortacéspedes a baterías, pero esto tiene un precio. Este sube y puede llegar hasta 300 o 600€. 

Alternativas profesionales para terrenos de mayor extensión y uso intensivo


Si buscas una opción profesional para uso más frecuente en terrenos extensos, necesitarás un cortacésped a gasolina. Este te da una libertad de movimientos mucho mayor y facilita enormemente el trabajo, pero tendrás que preocuparte por conseguir gasolina para alimentarlo cada vez que lo uses. Los precios oscilan entre 250 y 500€. Entre todas estas opciones, las marcas Bosch, Einhell y MTD son las más populares. Los tractores cortacésped son sin duda la opción más sofisticada. Te harán ahorrar mucho tiempo, pero la inversión también es mucho mayor, ya que su precio empieza desde los 2600€. 

Otros aspectos para tener en cuenta a la hora de comprar un cortacésped


La anchura del cortacésped es un dato muy relevante a la hora de decidir cual comprar. Cuanto más ancho sea, más césped puede cortar en cada pasada. Como desventaja, los cortacéspedes más grandes también son más difíciles de maniobrar y será más complicado llegar a cortar en lugares estrechos.
Por último, las cuchillas pueden ser rotativas o helicoidales. Los cortacéspedes más económicos suelen tener cuchillas rotativas que cumplirán con su trabajo, pero si quieres un aspecto más profesional, que por ejemplo te permita controlar la altura del corte, necesitarás cuchillas helicoidales.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña