Slot Car, algo más que un juego
Los coches para Slot, o Slot Car o coches de slot forman parte de las carreras de coches a escala en las llamadas pistas eléctricas. Su nombre deriva del inglés Slot que hace referencia a la ranura por donde se alimenta de energía el motor eléctrico del coche y a su vez le guía por la pista.
Las competencias de este tipo son muy apasionadas y por su reducido tamaño acercan a muchas personas que pueden observar todos los detalles de la pista a diferencia de los circuitos reales en donde se accede a solo una parte de la misma.
No por ser pequeños los Slot Car dejan de ser potentes ya que al igual que sus hermanos mayores el ganador es el más rápido en la pista.

Coches de Scalextric para Slot Car
Scalextric es el nombre por definición de los coches de slot, es una empresa cuya fama ha impuesto su propio nombre a toda una gama de productos ya sean fabricados por la misma Scalextric u otros fabricantes. Los coches Scalextric destacan por su fino diseño, la calidad de sus materiales y su construcción. Algo que heredaron de sus antecesores, los coches Scalex, que a diferencia de los actuales eran impulsados por un mecanismo de cuerdas.  

Todos los tamaños
Los coches Scalextric, en sus orígenes, fueron fabricados a mano de manera artesanal lo que marcaba su precio. Con el paso de los años la alta demanda dio paso a la producción industrial, eso sí, sin dejar de lado la calidad en ningún momento.
Podemos encontrar muchos coches Scalextric baratos en cualquier escala. Scale X quiere decir escala variable, porque en su momento no había una estándar de fabricación de coches en miniatura, se podían encontrar escalas 1/24, 1/32, 1/64, 1/84, 1/48, 1/43, o las que el cliente solicitara.  En España la norma es la escala de 1/32, aunque podemos encontrar otras como por ejemplo un Renault 5 en escala 1/24.

Precios a Escala
Si bien la escala es una de las opciones que tenemos al elegir un Slot Car, los precios no se relacionan con las mismas y sí lo hacen con el estado de conservación, calidad de diseño, y/o rareza del coche Scalextric que encontremos.

A modo de ejemplo, el Renault 5 que mencionamos en el párrafo anterior puede tener un coste de 40€, mientras que por una réplica de un Scalextric Aston Martin realizada en madera, toda una rareza, se puede llegar a pagar hasta 10000€ aproximadamente. Tus ganas de diversión serán en definitiva las que dictarán el presupuesto a invertir en un Slot Car. 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña