Los productos que necesitas para disfrutar de un buen masaje y eliminar el estrés

No es ningún secreto que uno de los grandes males de nuestros tiempos es el estrés. Esta condición puede reducir considerablemente nuestra calidad de vida, generando problemas de salud, psicológicos y fisiológicos.
Una de las maneras más efectivas para combatirlo es la terapia de masajes, que nos puede ayudar a relajarnos, mejorar nuestra postura y eliminar dolores de espalda.
Si eres terapeuta o simplemente quieres disfrutar de un buen masaje en casa, las camillas y sillas de masajes pueden ser una gran inversión para tu profesión y para tu salud.
Si además te gusta hacer uso de las terapias alternativas como por ejemplo, la aromaterapia, el estrés será parte de tu pasado.


Cómo elegir tu silla de masaje

Si buscas eliminar tu dolor de espalda pero no puedes acudir a un masajista, puedes optar por un sillón con motores y distintas opciones de masaje. Recuerda prestar atención al soporte lumbar, que ayudará a mejorar tu postura después de pasar largas horas frente a tu ordenador.
Si trabajas mucho tiempo sentado, tal vez te convenga más elegir un sillón de escritorio con opción de masaje, de esta forma, y con la ayuda de la terapia de masaje, puedes aminorar los estragos que genera a tu espalda una postura incorrecta en tu oficina.
Mesas y camillas para los profesionales en fisioterapia
Si lo que quieres es iniciar una carrera como fisioterapueta, es hora de buscar una buena mesa que proporcione el soporte que necesitas.
Al igual que con las sillas, existen muchas opciones y debes tener en cuenta lo siguiente:

  • La frecuencia de uso que le darás (regular o intensa).
  • ¿Piensas moverla de lugar/viajar con ella?
  • ¿Cuál es tu presupuesto? (los costes varían entre los 80 y 200€)
  • Qué tipo de terapia ofrecerás (masaje suizo, acupuntura, u otras)

Para comenzar, es probable que cuentes con un presupuesto limitado, en este caso una camilla sencilla que brinde suficiente soporte y que esté diseñada para aspirantes a terapeutas es una buena opción.
Recuerda prestar atención a su resistencia ante otros materiales que estarás probablemente utilizando, como aceites y cremas o utensilios para masajes.
Cuando tengas más experiencia y presupuesto, puedes optar por una camilla que ofrezca mayores opciones de masaje y plegable, para no restar movilidad. Hay camillas de masaje completas que ya cuentan con todo el equipamiento extra que necesitarás para un mejor servicio, o bien, puedes comprar los accesorios (como fundas o almohadas) por separado.

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña