Un vestido para cada ocasión 

¿Tienes en tu agenda una boda o una fiesta y no tienes ni idea de qué ponerte? No te preocupes: acertar con el vestido de noche idóneo para cada ocasión es más fácil de lo que parece si lo piensas un poco y sigues algunos consejos como los que aquí te proponemos.
En primer lugar, debemos considerar el tipo de evento al que vamos a asistir y en el cual queremos ser el blanco de las miradas. Si, por ejemplo, vamos a asistir a una boda, deberemos olvidarnos por completo del color blanco, obviamente reservado para la novia. Si, por el contrario, la cita tiene carácter laboral, la sobriedad y elegancia del negro serán siempre un acierto. En el caso de que se trate de un cóctel o una fiesta más desenfadada, tendremos la oportunidad de elegir colores más llamativos y divertidos, pensando siempre en cuáles nos favorecen más según nuestro tono de piel y el color de nuestro pelo y ojos. El sitio donde vaya a celebrarse el evento también puede darnos pistas a la hora de elegir nuestro vestido. Una celebración en la playa sugiere tejidos frescos y fluidos y un estilo más bohemio, mientras que una fiesta en el campo, sobre todo si hay posibilidad de que llueva y el suelo se convierta en un barrizal, nos hará desechar la idea de llevar un vestido largo que toque el suelo y acabe hecho unos zorros.

La silueta perfecta 

Centrándonos ya en la modelo, es vital que conozcas a la perfección tu propio cuerpo y sepas qué siluetas resaltan mejor tus atributos y virtudes. Por ejemplo, para una figura ovalada y curvilínea, es mejor decantarse por un vestido que la delimite enmarcando el talle y evitando los modelos super ajustados, mientras que si la silueta es más bien rectangular, apostaremos por modelos que generen volumen y rehuiremos de los más rectos y entubados. La tela del vestido es otro factor determinante en la elección del vestido, y dependerá tanto de la época del año y el entorno del evento, como de los complementos que vayamos a llevar. Un tejido repleto de bordados y apliques casará bien con complementos sencillos, y, por contra, uno más sencillo y monocolor nos permitirá un mayor despliegue en lo que se refiere a nuestras joyas, bolso, zapatos...

La decisión final 

Con todo esto en mente, el abanico de opciones que tendrás ante ti seguirá siendo amplísimo, pero seguramente ya tengas una idea mucho más precisa de lo que buscas. Piensa en lo que realmente te gusta y te puede sentar bien y no te preocupes demasiado por el presupuesto. ¡Tienes a tu alcance vestidos fantásticos desde apenas 3€!