Ventajas de aprender a tocar el piano o teclado
Aprender a tocar un instrumento musical es beneficioso para el intelecto porque, más allá del hecho de aprender a tocar una melodía, está comprobado que practicar un instrumento de forma habitual ayuda a incrementar el desarrollo de la inteligencia. Esto provoca la activación de zonas de la corteza cerebral implicadas en el procesamiento espaciotemporal, lo que se traduce en un aumento de la memoria, atención, concentración y razonamiento.
Sin duda alguna, las claves para estimular el cerebro con la práctica de pianos o teclados está en la perseverancia y disciplina que tengas. A medida que conviertas esta actividad en parte de tu rutina diaria, se te abrirá un abanico de beneficios en el ámbito de la comunicación, concentración e inteligencia, así como también, permitiendo que tengas un mejor desenvolvimiento y desempeño en tus actividades cotidianas.
Por otra parte, los estudios también concluyen que tocar el piano, teclado y órgano ayuda a reducir el estrés, la depresión y los ataques de ansiedad. La música produce una verdadera sensación de felicidad y mejora el estado de ánimo de aquellas personas que cotidianamente tocan algún instrumento.

Diferencias entre piano y teclado
Aunque hay grandes similitudes entre estos dos instrumentos, es importante conocer las diferencias que existen entre ellos; por ejemplo, el piano de cola está compuesto por 88 teclas y no emite ningún otro sonido que no sea el característico de este instrumento. Su calidad de resonancia y diseño lo convierte en una pieza única y de alto costo, con precios que van desde 8000 a 100000€.
Por su parte, los avances y la innovación dieron paso a los teclados musicales, generalmente compuestos por 61 teclas y cuyo teclado electrónico es capaz de emitir diferentes sonidos que imitan el de otros instrumentos, por ejemplo, el de una guitarra, bajo, piano, violín, entre otros. También se caracteriza por su portabilidad y reducido tamaño.
La diferencia más llamativa es la inversión económica, ya que los teclados y pianos eléctricos son más baratos que los pianos acústicos en general. Actualmente se pueden conseguir teclados baratos desde 12€, mientras que un piano de pared puede llegar costar más de 30000€.
Si estás decidido a sacar el genio que llevas dentro y te decantas por un teclado o un piano, hay una gran variedad de donde elegir según el uso que vayas a darle y el presupuesto que tengas estipulado. Estudia con calma las opciones para que puedas dar con la que mejor para ti.