Tarjeta de memoria, la opción perfecta para llevarlo todo contigo
En la actualidad el teléfono móvil nos acompaña allá donde vayamos, y en él guardamos casi toda nuestra vida. La memoria de la que disponen éstos y otros dispositivos (tabletas, marcos digitales, cámaras de vídeo, cámaras de fotos, etc.) no siempre abarca nuestras necesidades y es ahí donde entra en juego la tarjeta de memoria para móviles, así como otros accesorios.

Tipos y características de las tarjetas de memoria
A la hora de comprar una tarjeta de memoria hay muchos aspectos en los que hay que fijarse para adquirir la adecuada. Las características a las que se debe prestar atención son: tamaño, formato, capacidad de almacenamiento, velocidad y si disponen de WiFi.

  • Los formatos más utilizados hoy en día son las CompactFlash y diversas adaptaciones al tamaño SD (Secure Digital). Las CompactFlash son las más comunes en las cámaras fotográficas profesionales, aunque con el paso del tiempo han evolucionado para adaptarse a los discos SSD, pasando a utilizar la memoria de tipo NAND. En las tarjetas de memoria SD, las más comunes para los teléfonos móviles y PDAs, existen varios tamaños: estándar (también para cámaras de vídeo, GPS, y otros dispositivos que acepten 3 mm de alto x 24mm de ancho x 21mm de grosor), miniSD (similar al estándar, de 21,5mm de alto x 20mm de ancho x 14mm de grosor) y el microSD (formato ideal para la mayoría de smartphones, teléfonos modernos, y tablets con sólo 15mm de alto x 11mm de ancho x 10mm de grosor). 
  • La capacidad de almacenamiento depende de las necesidades de cada usuario. En el mercado están disponibles a partir de 2GB (las tarjetas de memoria baratas se obtienen a partir de 5,99€) y hasta 512GB (por 159,99€) las de última generación. No obstante, el usuario medio como mucho opta por la tarjeta de memoria de 64 GB (de 19,99€ a 58,99€). 
  • La velocidad de la tarjeta es el tiempo en que se escriben los datos en la tarjeta. Si en una tarjeta se lee 300X, significa que su velocidad es 300 más rápida que la de un CD convencional. Así, a mayor velocidad, menor tiempo de espera para el usuario.
  • Por último, deben nombrarse las tarjetas con WiFi, que comparten los datos con otros dispositivos mediante esta tecnología.

Además, si tienes varias tarjetas de memoria, lo mejor que puedes hacer para organizarlas y no perderlas es adquirir un estuche de tarjetas. Para poder compatibilizarlo con el resto de dispositivos son prácticos los lectores y adaptadores de memorias, muchas veces sin ellos no podrás traspasar la información de tu tarjeta al ordenador.