Taladros sin cable para múltiples usos

Comodidad, movilidad y autonomía: estas tres palabras resumen lo que puede esperar el usuario de los taladros sin cable. La gran libertad de movimiento que ofrecen conlleva muchas ventajas. La más importante de todas ellas: la posibilidad de trabajar en ubicaciones de difícil acceso y en lugares que no cuentan con tomas de luz. En ocasiones, sin embargo, a los taladros sin cable se les achaca una potencia insuficiente para la realización de ciertos trabajos. Pero hoy en día existe una gran cantidad de modelos, como los percutores, que cumplen a la perfección con todas las labores para las que está diseñada esta herramienta, tanto a nivel doméstico como en el ámbito profesional. Además, su ligereza y versatilidad hacen del taladro sin cable el compañero ideal del amante del bricolaje.

¿Para qué sirve un taladro?

Un taladro es una herramienta insustituible en cualquier casa. Si su nombre indica claramente cuál es su propósito original, no hay que olvidar que, en realidad, su campo de aplicaciones es enorme y que, con el complemento adecuado, es posible fresar, atornillar, pulir o lijar con la misma herramienta, sin que la presencia o ausencia de cable delimite ninguno de estos usos.

  • Taladra toda clase de superficies: madera y metal, pero también cerámica y hormigón. Lo más importante es elegir la broca correcta.
  • Atornilla y desatornilla: los taladros sin cable son especialmente útiles para esta tarea debido a su peso y ergonomía.
  • Fresa: la clave radica en escoger la fresa adecuada.
  • Pule y lija: nada más sencillo que realizar un buen lijado con un taladro sin cable.

¿Qué tipo de batería resulta más recomendable?

La principal diferencia entre taladros con cable y sin cable radica en que los primeros se alimentan de corriente eléctrica, mientras que los segundos tienen batería. Conviene tener muy en cuenta que precisamente las prestaciones del taladro están condicionadas por la batería que utilice, pues existen dos clases en el mercado y cada una cuenta con ventajas y desventajas:

  • Baterías de níquel-cadmio (Ni-Cd): voluminosas y pesadas, sufren efecto memoria. Resultan también más asequibles, por lo que están presentes en taladros de baja gama.
  • Baterías de litio (Li): compactas y ligeras, no tienen efecto memoria. Su tiempo de carga es mucho menor y además duran el doble que las de Ni-Cd. Son las más recomendables, aunque su precio es más alto.

En eBay es posible adquirir taladros sin cable nuevos y de segunda mano, con baterías de uno u otro tipo, a precios muy económicos.

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña