Tablas de inversión: esa injusta desconocida

Cada vez somos más las personas que nos preocupamos por nuestra salud y por mantener un buen estado físico; buscamos llevar una dieta equilibrada y hacer deporte de forma regular. Para esto último, las máquinas de fitness u otros artículos para hacer running o yoga son una opción sensacional, ya que su amplia variedad y sus innumerables modelos nos permiten ejercitarnos sin ni siquiera salir de casa. Es decir, la pereza o el clima dejan de ser una excusa creíble.

Pero a veces, el exceso de ejercicio o alguna patología previa puede conllevar desagradables molestias en la espalda. En este escenario entran las tablas de
inversión que, generalmente, pasan desapercibidas y son denostadas al compararse con otros aparatos de fitness. Pero nada más lejos de la realidad, pues estos aparatos son clave en las llamadas terapias de inversión o descompresivas, esenciales para aliviar y tratar los dolores de columna.


Beneficios para tu espalda y terapia antiestrés

Como ya hemos dicho, si sufres de dolores relacionados con la columna o las cervicales, leves o moderados, las tablas de inversión de espalda, también te pueden aportar muchos beneficios en este sentido, como por ejemplo un aumento de la circulación sanguínea, una mejor movilidad de la espina dorsal, una descompresión de la columna vertebral y la reducción de la fatiga de rotación y del estrés. Todo ello se traduce en un alivio general de los dolores de espalda. Sin embargo, en caso de que tus problemas sean graves puede resultar contraproducente. Por eso, lo más recomendable es consultar con tu médico de cabecera antes de empezar a usarlas.


Cómo elegir una tabla de inversión


Sin duda, tener a mano un aparato de estas características puede ser un acierto; con él inviertes la postura del cuerpo, lo que ayuda a la flexibilidad del mismo así como a corregir la posición de la columna. Además, puedes combinarlo con otros elementos como los aparatos de entrenamiento de equilibrio. A la hora de comprar una debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Que se pueda adaptar a tu estatura y permitirte modificar el centro de gravedad según tus necesidades.
  • Que sea plegable para poder guardarlas en casi cualquier parte.
  • Que tenga correas de seguridad para evitar cualquier tipo de accidente al usarla. Recuerda estar acompañado las primeras veces que la uses por si te mareas y necesitas ayuda. 

Respecto a los precios, puedes encontrar tablas de inversión por cifras que van desde los 100 a los 800€. De todas formas, las estándar, que cumplen perfectamente con lo que se espera de ellas, suelen rondar los 200€. ¡Eso sí, no olvides la toalla para después del esfuerzo!