Cuida y guarda tu bici con un soporte para bicicletas

Hay un dicho muy popular que dice que las bicicletas son para el verano. Si esto fuera cierto, durante el resto del año tendríamos que guardar nuestra bicicleta de una manera adecuada, ¿verdad? ¿Y cuál es la mejor manera de hacerlo? Afortunadamente, de entre todos los artículos de ciclismo que hay en la actualidad, podemos encontrar fácilmente diferentes soportes para bicicletas que se adaptan al espacio que dispongas para el almacenaje de una o varias bicis. 


Tipos de soportes para bicicletas

Almacenar tus bicicletas en casa no es algo complicado ya que en la actualidad hay una gran variedad de soportes que se adecúan a cualquier área que dispongas, por muy pequeña que sea. Los hay de pared, de techo, de suelo, etc.; lo más importantes es elegir el adecuado para que se adapte a tus necesidades específicas. Estos son los más comunes:

  • Soportes de pared: hay muchos modelos, pero lo ideal es que como mínimo aguanten hasta 25 kg y cuenten con un protector para que la rueda delantera no manche la pared. Son muy económicos y los puedes comprar desde 7€. 
  • Soportes de techo: estos soportes son ideales para colgar tu bicicleta gracias a su sistema de poleas y así puedas tener más espacio en el suelo. Sin embargo, son muy aparatosos por lo que se recomiendan para espacios amplios. Se consiguen desde 15€. 
  • Soportes abatibles: también se ponen en la pared pero con la ventaja de incluir un brazo abatible para que no moleste cuando no se están usando. Además también se pueden utilizar como apoyo para reparar la bicicleta si fuera necesario. Cuestan entre 15 y 35€
  • Soportes de suelo: son muy fáciles de guardar y transportar y dependiendo del modelo se pueden almacenar varias bicicletas a la vez. Cuestan entre 10 y 15€.

Otros accesorios útiles para tu bicicleta


Además de un soporte, también deberás comprar otros accesorios para bicicletas para poder guardarla de manera adecuada y segura. Si vas a estacionar tu bicicleta en la calle o en un lugar público, necesitas mirar diferentes candados y antirrobos para que tu bici esté segura y no te la roben. Asimismo, las fundas de sillín son muy convenientes porque van a proteger este elemento básico de la bicicleta de las inclemencias del tiempo y/o golpes y rasguños.

Por último, con las famosas patas de cabra no tendrás que apoyar tu bicicleta en ningún lugar y evitarás que se roce y se dañe.