Si te gusta pescar, la tecnología te echa una mano
Hoy en día el equipamiento para pescadores ayuda a aumentar el rendimiento de las jornadas de pesca con dispositivos de sonda y GPS. Muchas naves de nueva fabricación ya traen sondas para pescar instaladas de fábrica, pero si tu barco tiene algunos años o has adquirido un barco de pesca de segunda mano, puedes instalarlas junto con otros accesorios para embarcaciones de pesca.

¿Para qué podría necesitar una sonda de pesca?
Una sonda puede llegar a ser un artículo tan necesario como las cañas o los carretes de pesca dependiendo del tipo de pesca que quieras practicar.
Básicamente, la sonda de pesca es un dispositivo que mide la profundidad desde la superficie al fondo marino, mediante ondas de sonido. También se utiliza para determinar la forma del lecho marino y para localizar los bancos de peces.
Una sonda de barco puede venir de fábrica combinada con un GPS, o podemos usarla en combinación con uno que ya tengamos, lo que nos servirá para obtener más información cartográfica y marcar en el mapa los puntos donde hemos encontrado peces para poder regresar en más ocasiones.

Qué tener en cuenta a la hora de adquirir estos artículos de pesca
Las sondas de pesca constan de dos partes. Un transductor que emite y recibe pulsos de sonido en forma de onda, y un receptor que aumenta la potencia de las ondas recibidas para que se vean claramente en una pantalla. La calidad y el precio estarán en relación a las características de estas dos partes de la sonda nautica.
La elección del receptor es una cuestión de pantalla, cuanto más grande, más fácil nos resultará interpretar lo que vemos, sobre todo si se trata de un dispositivo combinado de sonda y GPS.  
Para valorar la calidad del transductor debemos considerar la frecuencia de onda (kHz) y el ángulo de cono. Una frecuencia de 83kHz supone un buen equilibrio entre los de 50 y 200kHz, siempre que tenga una buena amplitud de ángulo en aguas poco o medianamente profundas.

¿Cuánto me gastaré?
Para que te hagas una idea, una sonda de pesca de segunda mano cuesta unos 8-9€. Y una de sonda de pesca Garmin con GPS, nueva, puede costar entre 170 y 861€. Por su parte, un GPS nuevo para llevar en el barco lo puedes encontrar desde 140€, y uno de ocasión, por ejemplo de la marca Garmin, cuesta alrededor de 110€.