Comodidad, estilo y calidad, todo en una misma silla 

Comprar sillas para el hogar puede convertirse en una tarea realmente agotadora si no tienes claro qué quieres exactamente, considerando la amplia gama de opciones que te ofrece el mercado. Lo primero que hay que saber es la función o el espacio donde estará ubicada, si es una silla de comedor, una silla de estudio, o una silla plegable para el jardín, etc. ya que los materiales, colores y diseños varían ajustándose a cada ambiente. 

Diseños de todo tipo 

Hoy en día, los diseños tienden a ser cada vez más originales, abarcando diferentes tendencias desde clásicas, minimalistas, contemporáneas, vintage, etc. Todo dependerá de qué estilo quieras darle a ese espacio específico, o si quieres mantener una uniformidad en toda la casa. Es importante también mencionar en este punto, la ergonomía de la silla. No es suficiente con solo ver el lado estético y cómodo, sino que, dependiendo de la función o tiempo de uso que esta silla tendrá, es muy recomendable evaluar que cumpla con condiciones básicas de ergonomía.
Existen también medidas mínimas estándar de altura de asiento y respaldo para asegurar que no terminarás más adelante con algún dolor o problema de espalda por tener una mala posición debido al diseño de la silla. Si eres de los que no se complica con medidas y estudios, al menos asegúrate de probar la silla por unos minutos para tener una idea de la posición que le da a tu cuerpo. 

Materiales más comunes
Los materiales más usados para las sillas del hogar son: piel natural y sintética, plástico, acero, metal y madera maciza. Estos materiales son populares porque proveen resistencia, durabilidad, estética y comodidad, que son algunas de las características básicas que más se tienen en cuenta para escoger los muebles para el hogar.
También es importante que el material sea práctico y fácil de limpiar, ya que no querrás que tu silla se vuelva un dolor de cabeza cada vez que alguien la use. 

Opciones para todos los bolsillos 

Como con todos los artículos para el hogar, la ventaja es que hay múltiples opciones para escoger las que mejor se ajusten a tu bolsillo. El rango es tan amplio que va desde 15 hasta 200€, ya que si decides escoger un modelo único, de diseñador y de alta gama, deberás pagar precios más altos dado que estás invirtiendo en exclusividad y en un trabajo con más nivel de detalle. En cambio, si prefieres los modelos prácticos, simples y sin marca específica, de esos que se fabrican en grandes cantidades como las sillas Ikea, el precio será mucho más bajo y accesible.