Tu juego de herramientas manuales, el secreto del éxito en el bricolaje 

Cualquier trabajo manual, ya sea de carpintería, restauración, pintura o albañilería, requiere el uso de un tipo particular de herramienta que facilitará enormemente tu tarea, ahorrará tiempo y asegurará un buen y eficaz resultado final. Las herramientas que más se usan son las eléctricas, pero el uso de herramientas manuales muchas veces resulta imprescindible. A la hora de equiparte es importante contar con las de uso habitual o las específicas para la tarea que deseas realizar. 

Herramientas básicas que no pueden faltar 

Entre miles de herramientas disponibles, algunas resultan imprescindibles. Los destornilladores son básicos para fijar y retirar tornillos y lo más recomendable es contar con uno de cabezas intercambiables o varios de diferentes puntas que se adapten a los distintos tipos de tamaños y formas. Los Philips son muy utilizados, tanto en electricidad como en carpintería por su relación calidad-precio. Por otro lado, las llaves te servirán para apretar y aflojar tuercas. En general, tienen aberturas entre 6 y 32mm y te convendrá tener un set con varias de diferentes tamaños, que puedes conseguir por 30€ aproximadamente. Los cúteres o cortadores son herramientas ligeras para hacer todo tipo de cortes precisos en papel, cartón o cables eléctricos. Algunos tienen cuchillas especiales para cortar vidrio o azulejos. Los más usuales, con 6 hojas de repuesto, tienen un precio de 10€ aproximadamente. Para cortar maderas duras o blandas, las herramientas más utilizadas son las sierras y serruchos, que podrás conseguir por valores desde 6€. 

Algunas herramientas más específicas que pueden ser útiles 

Los cinceles son herramientas de acero que se golpean con un martillo o mazo para tallar piezas de madera y otros materiales. Existen varios tipos y los más utilizados son los de punta aguda, de punta de diamante, de punta plana y el cincel para repujado. Encontrarás juegos de diferentes tipos y tamaños por alrededor de 15€. Los alicates o tenazas tienen también varios usos. Por ejemplo, los de boca plana te servirán para sujetar piezas pequeñas mientras que los de punta redonda se utilizan en bisutería para hacer cadenas y doblar alambres en forma de anillos. Los alicates taladradores, también llamados sacabocados, sirven para hacer agujeros en cartón, cuero o materiales similares. Los punzones, por su parte, tienen puntas agudas afiladas y se utilizan para realizar trazados en metales o para marcar los puntos de partida de las operaciones con taladro. Por alrededor de 100€ puedes conseguir maletines con sets de diferentes herramientas manuales que te servirán como base para todo tipo de trabajos.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña