Sellos de Europa, etiquetas de pago postal que han pasado a ser motivo de coleccionismo
El coleccionismo de sellos postales, y en especial los sellos de Europa, ha aumentado considerablemente entre los nostálgicos de las cartas postales, hoy en día sustituidas por ejemplo por el email y las redes sociales.
El primer sello postal emitido en todo el mundo fue en Europa, el 1 de mayo de 1870 en Reino Unido con el nombre de Penny Black o Penique Negro. Este sello diseñado por Rowland Hill fue el inicio del correo postal de prepago.
En sus más de tres siglos de historia los sellos han servido no sólo de prepago postal, sino como reflejo de acontecimientos nacionales o regionales, conflictos internacionales, flora y fauna, geografía y personajes ilustres, entre otros.

Clasificación y tipologías de sellos de Europa
En el caso de los europeos se pueden distinguir dos categorías: los CEPT y los nacionales.
En 1956 se creó la Conferencia Europea de Administraciones de Correos y Telégrafos (CEPT) compuesta por 6 países europeos. En la actualidad esta organización internacional cuenta con 49 países que tienen como objetivo difundir la cultura mediante los sellos postales, aunque desde 1993 es PostEurop quien se encarga de la serie filatélica. La importancia de los sellos del CEPT reside en su valor cultural, cada año tienen una temática distinta para la que cada país miembro emite un sello.
Los sellos nacionales y su colección son la forma tradicional de iniciarse en la filatelia. En Europa algunos ejemplos de sellos muy demandados por los coleccionistas son: 

  • El sello portugués fabricado en corcho y emitido en 2007.
  • El sello más caro del mundo, el Treskilling Amarillo, de la colección de sellos de Suecia
  • El famoso sello alemán Kreusser 9 Verde, del que por fallo de imprenta fue verde en lugar de rosa.
  • El sello español de Dos Coronas.

Cómo conservar tu colección de sellos
A la hora de la elección de los sellos además de las preferencias del filatelista, hay que tener en cuenta que su valor aumenta en función de su rareza y estado de conservación. Actualmente, se pueden encontrar en tres estados, ordenados por orden decreciente de valor: los sellos nuevos sin charnela, con señal de charnela, y por último los circulados o usados.Para conservar la colección en un buen estado algunos materiales filatélicos básicos son: los álbumes de sellos, los sobres de primer día, las hojas y los filoestuches.  

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña