Protege tu chimenea con un salvachispas 

Si tienes una chimenea en casa, entonces necesitarás algunos accesorios para acompañarla y hacerla más segura para todos. Por ejemplo, un leñero para almacenar la madera que vas a usar durante el invierno y una parrilla para leña. Si además tienes una chimenea muy abierta y te preocupan las chispas que salen volando por los aires, necesitas comprar un salvachispas. Los salvachispas tienen una función clara, evitar que las chispas, producto de la combustión, salgan fuera de la chimenea, y así evitar también que se produzca algún incendio o que alguien termine con una quemadura grave. Generalmente, encontramos salvachispas con estructura de hierro, u otros metales, y con una pantalla de cristal o una malla metálica.
En cuanto al precio de un salvachispas, podemos decir que depende del modelo y los materiales con los que esté hecho, encontrándose la mayoría entre los 10 y 100€.

Cuida a los más pequeños 

Los colores vivos de las llamas de la chimenea pueden atraer a los niños más pequeños e invitarles a jugar con el fuego, literalmente. Por esta razón, un salvachispas no solo es un elemento funcional porque protege contra un incendio o quemadura involuntaria, sino que también evitará que tus hijos se acerquen a jugar con lo que no deben. Si tienes una estufa de gas, leña o pellets, no necesitarás un salvachispas, pero siempre debes cuidar que los más pequeños no se acerquen demasiado porque podrían tocarla y quemarse.  

Además de funcional, un accesorio ornamental 

Además de las prestaciones funcionales de los salvachispas, éstos cuentan con una función ornamental. Al ser parte visible de tu chimenea y estar, generalmente, en el salón de la casa, su diseño es un factor a considerar al momento de elegir el adecuado. La amplitud de diseños y variedad de estilo garantizará que encuentres el salvachispas ideal para tu chimenea. Puedes encontrar desde salvachispas sencillos, que cuentan con un marco simple y una pantalla plana sin decoraciones, hasta elaboradas estructuras con refinados detalles que se complementan con pantallas ornamentadas con diseños muy diversos. A la hora de elegir el color, por lo general, se recomienda el negro, ya que este ayuda a camuflar mejor el hollín que se genera durante la combustión, pero es posible encontrar muchos modelos con pantallas transparentes y de otros colores. Y, finalmente, asegúrate de que las dimensiones del salvachispas sean acordes a las de tu chimenea.