Con un robot de cocina, cocinar es un auténtico placer

Si te gusta prepararte tus propias comidas y piensas que no siempre tienes el tiempo de ponerte a cocinar, quizás el problema no sea el tiempo, sino la falta de electrodomésticos adecuados. Los robots de cocina, las batidoras y las picadoras nos son de gran ayuda cuando vamos a preparar nuestros platillos preferidos. Pero si de verdad el único inconveniente es el tiempo, lo que verdaderamente necesitas es un robot de cocina.


¿Qué es un robot de cocina?

Los robots de cocina son electrodomésticos pequeños que aprovechan la tecnología digital para ayudarte a ser más eficiente en la cocina. Hace muchos años estos aparatos eléctricos únicamente estaban al servicio de los profesionales, pero con el tiempo se han ido popularizando y en la actualidad la mayoría de los hogares se han modernizado gracias a estos equipos. Aunque puedan tener algunas funciones parecidas a las batidoras de vaso o picadoras de carne, los robots de cocina hacen las mismas funciones que estos electrodomésticos, pero además cuentan con una mayor variedad de funciones que optimizan tu tiempo y facilitan las preparaciones.
Hay muchos modelos de robots y dependiendo del tipo podrás triturar, rallar y hasta cocinar al vapor. Además, muchos de ellos vienen con otros accesorios incluidos que te ayudarán a amasar, batir y procesar los alimentos. Una de sus ventajas es la facilidad con la que se limpian ya que es muy sencillo quitar sus piezas y asearlas a profundidad; aunque tienes que mirar bien las especificaciones del fabricante para ver si se tienen que lavar a mano o se pueden meter en el lavavajillas.
Este electrodoméstico no puede faltar en tu cocina y puedes conseguir un robot de cocina nuevo entre 40 y 1850€ o uno de segunda mano entre 40 y 500€, dependiendo del modelo.


¿Es lo mismo un robot de cocina que una olla programable?

Es importante puntualizar alguna diferencia entre estos dos electrodomésticos. Una olla programable es una versión mejorada de la tradicional olla exprés y sirve únicamente para cocinar diferentes tipos de comida, ajustando la presión y el tiempo de cocción. Ahora bien, estos aparatos ni amasan, ni trituran y ni mucho menos pelan los alimentos, algo que sí es capaz de hacer un robot de cocina. Además, en una olla programable tampoco tienes a tu disposición las recetas de manera digital; otra gran ventaja de los robots, sobre todo si estar frente a la cocina no es tu fuerte.