Con un reproductor de cassettes la música analógica no pasa de moda

De unos años para acá hemos experimentado tal revolución digital en el área de la imagen y el sonido que parece que los únicos sistemas para escuchar música son los equipos Home Audio y HiFi. Pero los amantes de la música no se olvidan de los reproductores de cassettes, y si tú eres uno de ellos, estás de enhorabuena porque se están volviendo a poner de moda. 


¿Cómo son los reproductores de cassettes?


Los reproductores de cassettes tomaron el relevo de los tocadiscos como el dispositivo favorito para escuchar música analógica y continuaron en la cúspide hasta que aparecieron los reproductores de CD, que ofrecieron otras prestaciones digitales diferentes.

Los reproductores de cassette, grandes estructuras rectangulares, tienen diferentes tamaños dependiendo de las funciones que ofrezcan. Los más modernos incluso tienen pantalla LCD. En la mayoría de ellos, además de poder escuchar cintas de cassette, también se puede escuchar la radio porque tienen funciones parecidas a los sintonizadores de radio


Para escuchar la música en estos reproductores hay que dejar correr la cinta magnética en secuencia y cuando ésta finaliza, se le da la vuelta al cassette para escuchar los sonidos que hay del otro lado de la cinta. Una función que también tienen muchos reproductores es la posibilidad de grabar, toda una novedad en su época y que muchos aprovecharon para conseguir así una copia de sus canciones favoritas sin necesidad de comprar la cinta original.
Según el modelo, los reproductores de cassette pueden funcionar a pilas o a la red eléctrica; incluso algunos traen ambas opciones para elegir la más conveniente según la situación. Su gran inconveniente es que en ocasiones la cinta de cassette se puede enredar dentro del reproductor, pero este problema fue mejorado con los aparatos más modernos. Si te gustaría tener un reproductor de cassettes, lo puedes encontrar nuevo o de segunda mano entre 30 y 550€.


¿Cómo son las cintas de cassette?

Una cinta de cassette es una cajita de plástico que en su interior tiene dos carretes pequeños por los transcurre una cinta magnética. Cada cinta tiene dos caras que normalmente se denominan A y B y en cada cara hay diferentes pistas estereofónicas que reproducen sonidos. Si se quiere escuchar la misma cara, hay que rebobinar la cinta. 


¿Qué accesorios se pueden conectar a un reproductor de cassette?

Los modelos más modernos pueden tener las entradas necesarias para conectar unos altavoces y subwoofers para aumentar el volumen de la música. También es posible que se puedan conectar amplificadores y pre-amplificadores para tener un mayor control sobre el sonido.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña