Los recambios y componentes para TV que pueden salvar tu dispositivo

Los televisores son los aparatos que vinieron al mundo para cambiarlo. La historia de la humanidad se podría dividir fácilmente en la era sin TV y la era con TV. Sin embargo, con el uso diarios de estos aparatos, puede ocurrir que se dañe alguno de sus componentes y debas hacerte con una pieza de recambio. Afortunadamente en la actualidad puedes encontrar todos estos artículos en tiendas de electrodomésticos o páginas webs. 

Qué piezas del televisor puede sufrir averías

Los televisores vienen compuestos por diferentes piezas que pueden deteriorarse por el uso prolongado o por algún cortocircuito, como es el caso de la fuente de alimentación, la placa base, el panel o incluso los altavoces. Si alguna de estas piezas de tu televisor llegan a sufrir algún daño, únicamente debes anotar el número de parte y buscar su recambio o enviarlo a un sistema de servicio técnico y ellos lo harán por ti. 

Qué puedes hacer para evitar que tu televisor sufra algún daño


Hoy en día el porcentaje de televisores que presentan averías es bajo, sin embargo, hay algunas acciones que pueden ocasionar algún daño, como es el caso de una subida energética  o un corte de luz, y después de haber invertido tanto en tu televisor no vale la pena arriesgarse. Para evitar estos daños puedes hacerte con una regleta con protección. Estas regletas vienen ahora con mando a distancia y dos zonas de enchufe, una que debe apagarse y otra que no, así podrás desconectar la electricidad con tu mando a distancia sin tener que moverte y de esta manera protegerás tu TV. 

Mercado de recambios en la actualidad

Los recambios para dispositivos han ido cambiando a medida que cambian los aparatos y electrodomésticos como es natural.

Si en el pasado existían recambios para radiocasetes y recambios para tocadiscos, hoy los recambios que se producen son para componentes y amplificadores o recambios para TV y Home Audio, entre otros. Estos recambios y componentes van a variar de precio según la marca y modelo del televisor. Por lo tanto, lo más recomendable es hacerte con un TV de una marca reconocida a nivel mundial, que te permita conseguir sus recambios fácilmente, tal como Sony, Samsung, LG, Panasonic, etcétera. Por ejemplo, una placa principal LG te puede costar 60€ y una tarjeta madre de la misma marca unos 90€. Ya sabes que cuentas con la opción de reparar tu TV en caso de que este sufra algún tipo daño, pero lo más importante es tomar las medidas preventivas adecuadas.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña