Deja tu portátil como nuevo 

Si tienes un ordenador portátil es muy posible que lo uses en todo momento y prácticamente en cualquier lugar. Es tu forma de llevar encima el trabajo, el material de estudio o el entretenimiento y es probable que también se lleve uno que otro golpe. Tu portátil es guerrero, da la cara por ti en todo momento, resiste golpes y cambios de temperatura, te permite terminar ese documento importante en el tren o ver una película desde la comodidad de tu cama, pero no es invencible. Por lo general, un portátil sufre golpes que dañan la pantalla y paneles LCD y si se cae, puede incluso romperse las carcasa y el touchpad o dejar fuera de servicio el teclado. Está claro que debes cuidar tu ordenador, pero en caso de que sufra algún daño, piensa si puedes conseguir un recambio antes de comprar un portátil nuevo.

Qué recambios comprar

En caso de que el daño sea en la carcasa o en el teclado, puedes pensar en comprar recambios de segunda mano. Pero si la peor parte se la lleva la pantalla, entonces lo mejor es buscar recambios nuevos. Busca siempre piezas que estén diseñadas para la marca y modelo de tu portátil. Por ejemplo, si tienes un ordenador marca Acer, ASUS, HP, Samsung o Lenovo, entre otras, lo mejor es buscar recambios de esas marcas o, si existen, recambios diseñados para el modelo de tu ordenador de marcas genéricas. 

Mi pantalla se ha roto, ¿qué hago?

Cuando el daño lo recibe la pantalla, lo primero que debes hacer es comprobar la magnitud del mismo. Si tu pantalla enciende, pero se ven algunas franjas de colores o todo más oscuro; hay alteraciones de color, o hay partes con imagen y otras en negro, tal vez puedas repararla.En caso de que no encienda, lo mejor es que compres una pantalla nueva, ya que la reparación es generalmente más cara que una pantalla nueva. Incluso, aunque no es lo mejor si buscas mayor durabilidad, puedes pensar en comprar una pantalla para portátil de segunda mano. 

Se ha dañado uno de los componentes internos del portátil

De igual forma que con la pantalla, analiza la magnitud del daño y piensa si merece la pena que compres un recambio, o si es mejor invertir en otro portátil. Un profesional podría ayudarte a evaluar el caso y a que tomes la decisión más conveniente.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña