Rascadores y centros de juegos para gatos
Los gatos son excelentes animales domésticos. Hacen compañía y no requieren excesivo trabajo y dedicación. Pueden pasar muchas horas, e incluso días, solos. La clave para una convivencia sin complicaciones es mantener sus rutinas invariables y minimizar los cambios en su territorio.
Los gatos son muy independientes y sus necesidades son básicas. Esencialmente, solo es necesario tener en casa algunos artículos para gatos, entre ellos, una cama para que duerman, unos comederos o platos limpios para la comida y el agua, y una bandeja sanitaria o arenero donde poder hacer sus necesidades.
Es también importante el uso frecuente de un cepillo específico para peinarlo. A tu gato le encantará que lo cepilles y tú evitarás estar recogiendo el pelo que suelta por toda la casa.
Los gatos son juguetones, muy curiosos y, aunque normalmente son tranquilos, necesitan actividad física con frecuencia. Les encanta correr y trepar y, para ello, se afilan las uñas constantemente. Si quieres evitar que usen las cortinas para escalar y el sofá como superficie para afilar sus uñas, una buena medida disuasoria es ponerles una torre y/o un centro de juego.

Aspectos a tener en cuenta para elegir un rascador y/o un centro de juegos para tu gato
Los rascadores y centros de juego para gatos están realizados con materiales duraderos para que puedan afilarse las uñas en ellos, estirar sus músculos, jugar, trepar o, simplemente, tumbarse a dormitar.
Dependiendo del número de gatos que tengas en casa y del espacio disponible podrás elegir entre distintas opciones.
La más sencilla es un rascador de un solo palo recubierto de cuerda gruesa de esparto. Puede tener una única plataforma en la base o dos, la de la base y otra análoga en lo más alto del palo. Dichas plataformas suelen ir recubiertas de un material similar al empleado en moquetas: cálido, confortable pero, también, resistente. De algunos de estos rascadores básicos cuelga una pelota para que el gato se entretenga golpeándola o intentando atraparla. El rango de precios de estos modelos oscila entre 10 y 25€.
Si dispones de más espacio y presupuesto, las opciones se multiplican. Puedes encontrar centros de juego con plataformas a diferentes alturas, casetas para jugar o esconderse, distintos palos rascadores, etc. Hay que tener en cuenta que a mayor altura, mayor inestabilidad, por lo que si tu gato pesa mucho tendrás que escoger un centro de juegos con una base suficientemente ancha. Puedes encontrar este tipo de centros desde 25€ hasta más de 100€.
Una vez colocado el centro de juegos en casa, ¡siéntate en el sofá y diviértete mirando cómo tu gato se entretiene!
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña