Purificadores de aire HEPA, ambientes interiores libres de impurezas

Los purificadores de aire HEPA (High Efficiency Particulate Air) son unos aparatos que permiten eliminar las impurezas del ambiente para que puedas disfrutar de una estancia libre de partículas contaminantes como los ácaros, el polvo o el polen, entre otros.

¿Qué es y cómo funciona un ionizador de aire HEPA?

Los ionizadores de aire HEPA son mucho más eficientes que los normales, ya que deben cumplir unos estrictos requisitos de calidad. Aunque hay diferentes subclases, todos ellos han de ser capaces de atrapar con un mínimo de 99,97 % de efectividad las partículas de tamaños igual o superior a las 0,3 micras de diámetro. Esto es posible gracias a una malla de fibras dispuestas aleatoriamente en forma de acordeón donde se producen los siguientes mecanismos:

  • Intercepción. Las partículas del aire siguen el flujo y, al rozar las fibras, se adhieren a ellas.
  • Impacto. Las partículas de mayor tamaño son incapaces de evitar las fibras e impactan contra ellas.
  • Difusión. Las partículas de menor tamaño colisionan con las moléculas de gas y no pasan por el filtro.
¿Qué tipos de limpiador de aire HEPA existen?

El estándar EN 1822-1:2009 los clasifica según su capacidad de retención en:

  • HEPA E10, E11 y E12. Su retención total de partículas es de entre el 85 y el 99,5 %.
  • HEPA H13 y H14. Su retención total de partículas es de entre el 99,95 y el 99,995 %; y su retención local, de más del 99,7 %.
  • HEPA U15, U16 y U17. Su retención total de partículas es de entre el 99,99995 y el 99,9999995 %; y su retención local, de hasta el 99,9999 %.

Cuanto mayor sea el porcentaje de retención, mayor será la capacidad desinfectante. Para mantener su eficacia, debes cambiar los filtros según las recomendaciones del fabricante.

¿Qué aspectos hay que valorar al elegir un purificador HEPA?
  • Volumen. Ten en cuenta el volumen del espacio donde vas a colocar el aparato.
  • Potencia. La potencia del purificador dependerá del tamaño de la habitación. A mayor volumen, necesitarás más potencia.
  • Ruido. Valora que un nivel de ruido adecuado para dormir es inferior a los 30 decibelios.
  • Características. Estudia sus tecnologías adicionales. Si es un aparato programable, si funciona de manera autónoma o si tiene filtro de carbón, entre otras posibilidades.