Lograr un grabado a la perfección 

Si te gusta el bricolaje, los punzones deben tener un espacio privilegiado junto a tus alicates, destornilladores manuales, martillos y otras herramientas útiles como las pistolas de silicona, ya que son herramientas verdaderamente flexibles y muy fáciles de utilizar.
Un punzón es una varilla de acero, generalmente de forma cilíndrica, que termina en una punta aguda o con algún grabado. Los punzones se utilizan para grabar formas en superficies hechas de diferentes materiales.  Por lo general, los punzones vienen en los sets de herramientas manuales de bricolaje, pero también los puedes comprar por separado y escoger los tipos de puntas que necesitas, por ejemplo, puntas con letras, números o figuras. Los punzones individuales pueden encontrarse a partir de unos 8€. 

Múltiples funciones de los punzones
Si no cuentas con un taladro o una toma de corriente para conectar uno, puedes utilizar un punzón para abrir un agujero sobre una superficie no muy gruesa. Los kits de punzones, por lo general, vienen con brocas de muchos largos y diámetros, así que es posible que encuentres uno adecuado para tu tarea. Lo único que debes hacer es poner el punzón en el punto en el que quieres hacer el agujero y luego, con precaución, golpear otro extremo del punzón con un martillo. Si no sale a la primera, puedes seguir martillando hasta lograr traspasar el material. 

Taladra más cómodamente sobre un metal liso 

Cuando queremos agujerear un metal liso con un taladro, por lo general, resulta muy difícil mantener el taladro en la posición exacta y realizar el trabajo sin que se resbale la broca y raye la superficie. También puede ocurrir que logremos hacer el agujero a la primera, pero que éste sea más grande de lo buscado o que tenga una forma dispar. Con un punzón podemos solucionar esos problemas. Los punzones para este tipo de trabajo son comúnmente llamados punzones de centro, ya que permiten marcar en el metal el lugar en el que irá el centro del agujero, para luego proceder a poner la broca del taladro en esa posición y hacer el agujero sin complicaciones. Si no tienes martillo, decídete por uno automático Los punzones automáticos funcionan sin necesidad de utilizar un martillo, ya que tienen un muelle que dispara la punta de la broca al ser accionados presionando con la mano en el otro extremo. Así, no tendrás que usar un martillo para golpear el punzón y estampar o agujerear una superficie.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña