Protectores de pantalla, una pequeña inversión con grandes beneficios 

El uso extendido de teléfonos móviles con pantallas táctiles hace necesario incorporar un protector que proteja sus superficies de la suciedad y de arañazos o roturas. Enviar mensajes, navegar por internet, chatear en grupos de mensajería instantánea o subir nuestras fotos a las redes sociales son tareas que requieren del uso constante de la pantalla y que generan un gran desgaste, además de que pueden impregnar la pantalla de sustancias indeseadas difíciles de quitar. A todo esto se suman las posibles caídas o daños por contacto con elementos muy rígidos como llaves o monedas. Un protector de pantalla prolonga la vida útil de tu móvil sin quitarle funcionalidad. Para una inversión tan grande, el coste de un protector de pantalla es proporcionalmente muy reducido, ya que su rango de precios comienza con ofertas de menos de 2€ por un set de 6 unidades. 

Elige un protector diseñado para tu móvil
Lo más recomendable es que elijas protectores de pantalla para móviles pensados para tu marca y modelo. Al ajustarse perfectamente a cada pantalla, evitan la molestia de recortarlos a medida, tarea que siempre tiene resultados imprevisibles. Las roturas y los arañazos son los daños más comunes y no todos los modelos te sirven para prevenir ambos. Los protectores de plástico son los más económicos y ofrecen protección contra arañazos, pero no contra roturas. Además, son muy difíciles de colocar, ya que siempre quedan con burbujas, y tendrás que cambiarlos frecuentemente. Los modelos de protector de pantalla de cristal templado transparente sirven contra arañazos y también son resistentes a los golpes. Sus precios oscilan entre 5 y 20€, aunque hay modelos muy sofisticados de mucho mayor precio. El policarbonato es un plástico duro y grueso que ofrece sobre todo protección contra impactos, pero no es tan resistente a los arañazos y muchas veces reduce la precisión en las pantallas táctiles. 

Otras medidas de protección para tu móvil
Muchas veces conviene utilizar fundas y carcasas para proteger el dispositivo por completo. Encontrarás de muchos estilos y materiales, con precios de entre 8 y 100€. Al elegirlas, verifica que te permitan utilizar correctamente todos los conectores del teléfono, como por ejemplo los necesarios para conectar los auriculares.
Algunos modelos de móvil se utilizan para medir la actividad física y para eso utilizan correas y colgantes que te permiten llevar tu teléfono móvil en la muñeca o colgado del cuello. Son ideales cuando necesitas tener tu móvil al alcance, pero al mismo tiempo tienes que trabajar con las dos manos. También puedes utilizar brazaletes para llevar cómodamente tu móvil cuando sales a correr.