Protectores de pantalla para el Samsung Galaxy S8

El Samsung Galaxy S8 es un smartphone de alta gama fabricado con excelentes materiales, pero si se te cae al suelo, es muy posible que se rompa o, en el mejor de los casos, que se te raye la pantalla, que es la zona más sensible. Por este motivo, los protectores de pantalla se cuentan entre los accesorios más utilizados por los usuarios, además de las fundas o carcasas que protegen otras partes del móvil.

¿Qué protectores de pantalla tiene el Galaxy S8?

Hay tres tipos de protectores de pantalla para el Samsung Galaxy S8: de plástico, de gel o de cristal templado.

  • Protectores de pantalla de plástico: ofrecen una buena protección contra arañazos y cortes, pero no aportan más resistencia al teléfono frente a los golpes o caídas en las que el móvil cae directamente con la pantalla contra el suelo. Además, hay que cambiarlos cada poco tiempo y resulta complicado fijarlos sin que se creen burbujas que afecten a la visibilidad de la pantalla o incluso resten sensibilidad a las funciones táctiles.
  • Protectores de pantalla de gel: con ellos se consigue una buena protección frente a los arañazos y los golpes. La principal desventaja es que, al interactuar con la pantalla, puede notarse un descenso de sensibilidad.
  • Protectores de pantalla de cristal templado: se trata de modelos muy equilibrados, pues ofrecen gran resistencia tanto a los arañazos como a los golpes. Además, apenas se nota la pérdida de sensibilidad en la pantalla.

¿Sirve cualquier protector de pantalla?

A la hora de usar un protector de pantalla para el Samsung Galaxy S8 hay que tener en cuenta cuáles son las dimensiones del dispositivo y las pulgadas de la pantalla. Podemos utilizar cualquier protector de pantalla independientemente del tipo que sea siempre y cuando se adapte a tu Galaxy S8, pero asegúrate de que el protector de pantalla sea específico para este modelo en lugar de escoger uno que simplemente encaje por sus dimensiones.

¿Cómo instalar un protector en tu Galaxy S8?

El uso de cualquier protector genera cierta pérdida de sensibilidad táctil en la pantalla de tu teléfono móvil, pero es posible reducirla al máximo si es de alta calidad y si es del modelo concreto que utilizas, en este caso del Samsung Galaxy S8, en lugar de uno que simplemente encaje por sus dimensiones. Así que hay que instalar el protector con mucho cuidado para no crear burbujas.

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña