Aspectos a considerar a la hora de comprar unos prismáticos o monoculares
Tanto los prismáticos como los monoculares cumplen básicamente la misma función, ampliar la visión y permitir un acercamiento más detallado de objetos distantes, ahora bien, su diferencia más notable radica en que los prismáticos son binoculares, es decir, se utilizan con ambos ojos y los monoculares se usan con uno solo.
En general, podría decirse que usar monoculares por más de unos minutos puede resultar agotador, pues se debe forzar la vista, pero en cambio son más económicos, pequeños y ligeros que los prismáticos. Por otro lado, los prismáticos, al trabajar con los dos ojos, permiten una mayor nitidez y percepción de profundidad, además, que no agotan la vista cuando se utilizan por largos periodos de tiempo. No obstante, estas ventajas implican mayores precios, tamaños y peso.

Cómo entender las características técnicas y elegir los mejores prismáticos o monoculares
Lo más importante a la hora de decidir son las características ópticas que aparecen identificadas con dos cifras numéricas separadas por una "x". La primera cifra indica la capacidad de aumento o potencia visual, es decir, cuántas veces se incrementa el tamaño de la imagen que estamos enfocando y la segunda, se refiere a los milímetros de diámetro de las lentes frontales, lo que se traduce en claridad y facilidad de enfoque; de manera que si indica 10x42 significa que tiene 10 aumentos y 42 mm de diámetro.
Los valores de aumento por debajo de 8 son considerados de baja potencia. Entre 8 y 10 son considerados de uso general, aptos para cacería, deportes de montaña, observación de la naturaleza y estrellas, vigilancia, navegación y otros. Mientras que los valores entre 10 y 16 se suponen altos, con una notable capacidad de acercamiento y apreciación de detalles. Finalmente, todos los valores por encima de 16 se consideran muy potentes.
Es importante conocer que a mayor potencia habrá una mayor tendencia a la vibración de la imagen, por lo que, para lograr una visión precisa con aumentos superiores a 12, es aconsejable utilizar un trípode para prismáticos. Actualmente existen también prismáticos con estabilizador de imagen que suprimen el uso de soportes, trípodes o accesorios para prismáticos con precios que varían entre 65 y 700€.
En el mercado existen múltiples opciones para comprar prismáticos y monoculares nuevos o de segunda mano lo que permite al usuario elegir el que más se adapte a sus gustos y presupuesto, siempre teniendo en cuenta factores como potencia, tamaño, peso y accesorios adicionales entre otros. La decisión siempre la tomará el usuario final de acuerdo a sus necesidades. 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña