La importancia del cuidado de la bicicleta

Pasear en bicicleta es una actividad con la que al mismo tiempo que realizamos ejercicio físico, podemos disfrutar al aire libre. Además, es un medio de transporte que cada vez es más elegido por aquellos que se preocupan por un estilo de vida saludable y respetan el medio ambiente. Para poder tener un uso apropiado, conviene tener ciertos cuidados, así como vigilar que determinadas piezas están siempre en buen estado, como por ejemplo los platos y bielas que suponen uno de los elementos más importantes de la estructura de la bicicleta.


Las piezas claves para un correcto funcionamiento

Aunque pueda parecer una pieza sencilla, detrás de las bielas hay un engranaje diseñado y estudiado que es fundamental para que la bicicleta entre en movimiento. A través de ellas se convierte la fuerza que ponemos en el pedal en el movimiento de la rueda trasera.
Los platos son un sistema que va ligado a las bielas y su función es la de servir de engranaje a la cadena, por lo que ambos forman un conjunto muy importante en el sencillo sistema de funcionamiento de la bicicleta.

Aunque es un elemento común, hay diferentes tipos según la naturaleza de la bicicleta. Por ello podemos encontrar platos y bielas para bicicletas de montaña y para estos deberemos prestar una mayor atención porque por la acumulación de tierra y polvo pueden dañarse e incluso llegar a romperse. Por ello, los de montaña suelen estar realizados con materiales que son más resistentes al contacto con el aire libre.

También hay platos y bielas para bicicletas de carretera que normalmente están fabricados con aluminio para poder aligerar su peso y tener una bici más ligera.Un elemento que también es importante y que va unido a este engranaje son las cadenas. A estas hay que mantenerlas bien cuidadas y a punto para que no lleguen a dañar esta parte de la bicicleta.

Puesta a punto: mantener nuestra bicicleta en perfecto estado

Además de los cuidados de limpieza que nunca están demás, los platos y bielas no dejan de ser un artículo que puede dañarse con el tiempo por el desgaste, suciedad o agentes naturales a los que están expuestos. Pero cambiando alguna de las piezas volveremos a tener nuestra bicicleta como nueva. El rango de precios es muy variado y depende del tipo de bicicleta, de la marca de esta y del material con el que están fabricados. Podemos encontrar unas bielas de acero por un precio de 50€, mientras que unas de la marca Shimano hechas de carbono pueden llegar a costar 200€.