El golf: una forma de practicar un deporte al aire libre de manera relajada

Dar un paseo por el campo es una de las actividades que más disfrutamos y el golf es un deporte en el que en gran medida lo haremos. Para practicar este deporte no se requiere ninguna forma física ni un entrenamiento específico previo, simplemente concentración y unos buenos palos de golf.


Los elementos de un palo de golf

Aunque a simple vista pueda parecer que un palo de golf es un simple artículo, en realidad está fabricado y dotado de diferentes elementos necesarios para la correcta práctica de este deporte.
El primero elemento es la cabeza del palo de golf y esta sirve para golpear la bola. Tiene a su vez partes diferenciadas y será importante el número y tipo de estrías que determinarán el nivel de agarre de la bola. Debido a que es una parte del palo muy delicada, es recomendable protegerla con una funda para mantenerla en buen estado y que nos ofrezca buenos resultados durante mucho tiempo.


Las varillas son el elemento que une la cabeza con la empuñadura o el grip y es una parte muy importante del palo. Los hay de diferente peso y diferentes materiales. Normalmente están fabricadas con acero o grafito, siendo este último muy valorado y solicitado debido a su ligereza y cualidad que va estrechamente unida a la velocidad con la que podemos dar el golpe.

La empuñadura o grip, que se encuentra en la parte superior del palo y que es la zona donde vamos a agarrar el palo. Esta se presenta en diferentes tamaños y pueden ser suaves o más rugosas al tacto, siendo esto una elección del jugador que depende de sus preferencias.
Ya que se trata de un artículo resistente pero al mismo tiempo delicado, es recomendable hacernos con una bolsa para palos de golf para que tanto a la hora de almacenarlos, como transportarlos mientras estamos jugando un partido, no sufran ningún tipo de deterioro o daño.


Elegir unos palos de golf para iniciarnos en este deporte

Para comenzar a practicar el golf necesitamos unos palos. Encontramos un abanico muy amplio de posibilidades que viene determinado por la longitud y los materiales empleados en su fabricación. Podemos encontrar palos más básicos para principiantes por unos 21€, pero también existe palos más profesionales fabricados con la última tecnología y materiales que garantizan la calidad de los golpes y que cuestan unos 255€.