Tu garaje bien protegido 

El garaje, por lo general, lo usamos para aparcar y guardar de forma segura nuestro coche o moto, pero hay quien también lo utiliza como almacén o como taller de bricolaje. Como puedes ver, es un espacio con muchas funciones y en el que suele haber objetos de valor, por lo que es importante que cuente con una buena puerta de garaje. Si estás pensando instalar una, ten en cuenta poner un sistema de apertura que, preferiblemente, funcione con un mando a distancia para que no tengas que bajarte del coche cada vez que vayas a abrirla o cerrarla. Esto adquiere mayor importancia y utilidad en días lluviosos o en medio de la noche.
También, piensa en escoger un tipo de puerta de garaje acorde al espacio con el que cuentas. Si tu garaje es de geometría compleja, con muros o estructuras que puedan entorpecer la apertura de la puerta, un modelo seccional, que abre verticalmente, es la mejor opción. Si la forma del espacio no es un problema, puedes escoger un modelo más tradicional, por ejemplo, una puerta basculante. Ahora bien, si quieres aprovechar al máximo el espacio interno de tu garaje, incluido el techo, piensa en instalar una puerta enrollable o una puerta de apertura lateral.

Todo lo que puedes necesitar para que tu puerta de garaje funcione correctamente 

Además de un sistema de apertura remoto, piensa en que existen otros productos para puertas de garaje que podrían resultarte muy útiles. Por ejemplo, cada vez son más las personas que instalan junto a la puerta del garaje luces LED con sensores de movimiento que se encienden de forma automática cuando entramos con el coche.
También, ten en cuenta que las cosas no duran para siempre, por lo que es bueno tener algunos repuestos básicos para que puedas reparar pequeños fallos de tu puerta. Los recambios y accesorios para sistemas de apertura son los más caros, en especial si son eléctricos, pero los recambios para la puerta de garaje en sí, suelen ser mucho más económicos. No tendrás que gastar mucho dinero si lo que necesitas es comprar algunas arandelas, cambiar las baterías del mando o comprar algún producto para engrasar el riel de la puerta. Además de la lubricación del riel, para que tu puerta de garaje funcione correctamente en todo momento, no olvides realizar algunas actividades rutinarias de mantenimiento. Por ejemplo, mantén siempre limpia la zona externa de la puerta para evitar acumulación de residuos que podrían interferir con el mecanismo de apertura y cierre.