Papel pintado: una magnífica opción de decoración
Desde hace siglos, el papel pintado para paredes representa un estupendo recurso a la hora de plantearse renovar la decoración del hogar. Su versatilidad, facilidad y economía convirtieron a este elemento en uno de los más demandados en diferentes momentos de nuestra historia. Ahora parece que regresa con fuerzas renovadas, y se ha transformado en uno de los elementos imprescindibles entre los decoradores más chic del momento.


Múltiples opciones
A la hora de seleccionar los papeles pintados para pared con los que renovaremos el aspecto de nuestra habitación o local, encontramos numerosas opciones, no sólo por la infinita gama de impresiones, sino por otras características como el material de que está fabricado (papel, vinilo, de chapa, textil…) la superficie (papel pintado con relieve o liso) o si son lavables, ignífugos, pre-encolados, etc.
Además de los más tradicionales rollos de papel pintado, existen en el mercado numerosos productos que satisfarán todo tipo de exigencias estéticas y funcionales. Murales con diversos motivos, papel pintado imitación madera o papel imitación ladrillo son sólo algunas de las múltiples opciones que nos ofrecen los fabricantes.


Una solución económica y sencilla
Una de las grandes ventajas del papel frente a otras opciones de decoración es lo económico que resulta. Existen productos de papel pintado barato a medida de todo tipo de presupuestos, con un rango de precios que fluctúa entre menos de 1€ por las pegatinas de vinilo para decorar paredes pintadas hasta los más de 1000€ en algunas opciones de diseños más complejos.
Otro punto a su favor, es que es muy sencillo de aplicar, encontrándose al alcance de prácticamente cualquier persona. Eso sí, como siempre que tratemos con materiales de bricolaje, se recomienda seguir las instrucciones de los fabricantes y contar con los útiles adecuados para proceder al empapelado.


La elección correcta
Una vez tomada la decisión de empapelar, solo queda elegir nuestro producto de papel pintado favorito. Se recomienda siempre tener muy en cuenta el lugar de aplicación; no sería práctico emplear el mismo material en una cocina con mucho ajetreo, en un iluminado despacho o en la habitación infantil. El primer ejemplo requerirá un material lavable y resistente a la humedad y las manchas, el segundo una impresión resistente a los rayos solares y el tercero uno de alegres motivos y cuyo inevitable deterioro no cause un gran perjuicio al presupuesto familiar.Como siempre, tener las ideas claras del objetivo a alcanzar nos ayudará a tomar las mejores decisiones. Merece la pena detenerse y pensar bien antes de elegir; al fin y al cabo se trata de un producto perdurable que decorará nuestras paredes durante mucho, mucho tiempo.