Muñecas Tarta de fresa, un clásico que nunca pasa de moda
Hoy en día son muchísimas las muñecas modelo que están disponibles en el mercado. Algunas son bastante nuevas, como las muñecas Monster High, las Bratz o las nuevas versiones de las muñecas Trolls, pero, a pesar de que hay muchos modelos nuevos para elegir, las muñecas clásicas nunca pasan de moda. Ese es el caso de las muñecas Disney, las Barbie y las muñecas Tarta de fresa, que existen desde hace más de 35 años y aún hoy son muy populares entre las niñas.

La interesante historia de las muñecas Tarta de Fresa
El origen de esta simpática muñeca que adora las fresas se remonta al año 1977, cuando la empresa American Greeting Cards la creó para una de sus tarjetas de felicitación. En el diseño original Tarta de fresa es una niña con el pelo color fresa, un sombrero y un lindo vestido rosa. Ella se presenta acompañada de su inseparable mascota Cremita, un gato que también es de color rosa.
Estas tarjetas tuvieron un gran éxito entre las niñas y debido a la gran demanda la empresa Kenner decidió crear una muñeca con el mismo diseño. El nombre en inglés fue Strawberry Shortcake, lo que en español sería Tarta de fresa. En esa época también se crearon los primeros amigos de Tarta de Fresa, Huckleberry Pie, Compotita (Apple Dumplin’) su hermana, y Blueberry Muffin.
Poco tiempo después, debido al gran éxito de ventas de esta línea de muñecas, Tarta de fresa llegó a la televisión con su propia serie de dibujos animados.

El dulce mundo de Tarta de fresa
Tarta de fresa vive en Fresilandia, un mundo repleto de rojas y exquisitas fresas. En una de ellas vive Tarta de fresa con su hermana Compotita. Ellas riegan todos los días sus fresas y las cuidan para que crezcan sanas y deliciosas. Tarta de fresa tiene muchos amigos y vecinos, entre los que se encuentran unos simpáticos ponys que se ofrecen amablemente a sacarla a pasear.
Es posible conseguir muñecas Tarta de fresa y también de todos sus amigos en muchos modelos, desde los clásicos hasta los más modernos.

¿Cuánto cuestan las muñecas Tarta de fresa?
Una muñeca Tarta de fresa sencilla puede conseguirse por unos 3€ y las que vienen con accesorios cuestan entre 15 y 35€ aproximadamente, pero ten en cuenta que el precio de las versiones vintage (de colección) de esta muñeca pueden superar los 90€.