Un paseo por la historia numismática de Europa

¿Estás dando tus primero pasos en el apasionante mundo de la numismática y todavía no has decidido cuál va a ser el leitmotiv de tu colección? Si buscas un pequeño reto para salirte de opciones facilonas como los euros que utilizamos a diario o las pesetas con las que durante tanto tiempo convivimos en nuestro país, pero no quieres complicarte la vida alejándote demasiado en el tiempo y el espacio, una temática perfecta para ti pueden ser las monedas de Europa anteriores al euro.


Entre marcos, francos y chelines

Dada la relativamente reciente implantación de la moneda común, puesta en circulación en enero de 2002, todavía es muy fácil encontrar monedas sueltas y sets de Europa anteriores al euro sin tener que realizar arduas tareas de investigación ni hacer grandes desembolsos.

Empezar con las monedas que un familiar o amigo nos trajese en su día después de algún viaje puede ser una buena forma de iniciar una colección de, por ejemplo, monedas de Alemania anteriores al euro. Los marcos alemanes, que fueron la moneda oficial de la RFA entre 1948 y 1990 y de la Alemania unificada desde 1990 hasta 2002, serán sin duda los más fáciles de encontrar, aunque también podemos remontarnos mucho más en la historia del país germano e intentar hacernos con algún gulden, que fue la moneda de estados del suroeste como Baviera o Baden entre 1754 y 1873. Curiosamente, ésta última es en cierto modo precursora del euro, ya que en su momento fue utilizada prácticamente en toda Europa Central por las muchas naciones que integraban el Imperio austrohúngaro.


Por supuesto, el marco alemán y los peniques en los que éste se dividía son sólo una sugerencia, ya que existen muchas otras monedas de Europa anteriores al euro igualmente interesantes para los coleccionistas. Hasta 24 monedas nacionales de los países del Eurogrupo (franco belga, libra chipriota, marco finés...) han sido progresivamente sustituidas por la moneda común entre 2002 y 2015, así que tienes dónde elegir. Además, la fecha de implantación del euro también nos puede servir para definir un límite temporal aunque el centro de nuestra colección sean piezas de otro país, como las monedas de Portugal anteriores al euro.
Como puedes ver, hubo mucha vida numismática con anterioridad a nuestra actual moneda, de modo que cuentas con un amplio campo para decidir cuál va a ser tu oscuro objeto de deseo en lo que a monedas se refiere.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña