La hora de empacar
¿Preparando el petate para tu gran aventura? ¿Te marchas a unas largas vacaciones, a una escapada de fin de semana o quizás a vivir fuera una temporada? Es el momento de repasar tus opciones en cuanto a maletas y equipaje se refiere.
Puede que seas de las personas que se desplazan siempre acompañadas por esos maravillosos (y decimonónicos) baúles de viaje a lo Concha Piquer, en los que literalmente acarreas toda tu vida. En ese caso, pocos consejos podremos darte, más allá de que te hagas con una plataforma con ruedas, de esas parecidas a los carros de la compra o bien que hagas pesas. Pero si eres más bien de viajar ligero, de la filosofía del “menos es más” y de “mejor todo a mano”, entonces te recomendamos que tengas en cuenta un par de detalles para que tu experiencia sea perfecta.
Ya sabes que en los aviones, sobre todo en las líneas “low cost”, están estableciendo unos límites bastante rígidos a la hora de permitir llevar equipaje de mano en la cabina. Así, Ryanair, por ejemplo, establece unas medidas de 55 x 40 x 20cm, o de 44 litros en el caso de las mochilas de viaje. Éstas presentan una serie de ventajas frente a maletas pequeñas y otros tipos de maletas y equipaje: son más flexibles, permiten un mayor aprovechamiento de todos sus huecos y bolsillos y resultan más cómodas de llevar, permitiéndote, además, mantener las dos manos libres. Algunas, incluso, disponen de ruedecillas acopladas para su desplazamiento a “modo maleta”, muy útil cuando llevas muchas horas con ella a la espalda y necesitas un respiro.

¡Ponte en marcha!
Eso sí, a la hora de seleccionar la tuya, recuerda que vas a llevar todo el peso sobre los hombros, por lo que se recomienda que disponga de sujeciones que permitan el reparto de dicho peso por toda la espalda, evitando así las sobrecargas y malas posturas que pueden acabar en contracturas e incluso lesiones. Si además posee una membrana o redecilla que sirva para aislar la espalda, permitiendo que respire, mejor que mejor.
Ahora sólo te queda llenarla. Recuerda que has elegido la opción ligera, así que elimina de tu lista todo lo que no sea imprescindible, asegúrate de llevar la documentación, coloca toda la ropa, calzado y complementos de manera equilibrada para proteger tu espalda y ¡adelante! A partir de ahora, el camino es solamente tuyo.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña