Una empresa informatizada

¿Vas a montar tu propia empresa? ¡Enhorabuena! Te espera un fascinante viaje por delante. Ahora bien, si te preguntas qué tipo de equipo informático vas a necesitar, no te preocupes: en estos momentos existe todo un mundo de ofertas de ordenadores y tablets para empresas, accesorios para ordenadores, redes de empresa y servidores, etc. Generalmente, salvo que se optes por ordenadores ya montados, en la conformación del sistema informático se tendrá muy en cuenta el tipo de CPUs y procesadores para empresas. Éstos últimos serán los que procesen la información, por lo que necesitarás que sea muy potente si deseas que el sistema de tu nueva empresa sea capaz de mover toda esa gran cantidad de datos con celeridad.


Siempre la memoria RAM

Por supuesto, si vas a manejar un gran volumen de datos y procesos complejos, no deberías escatimar en la compra de memoria RAM para empresas. Cuando un equipo tiene poca memoria RAM para la cantidad de datos que está procesando, se producen bloqueos y se reinicia frecuentemente. Esto puede producir que los datos que se estaban manejando se pierdan para siempre, ya que la memoria RAM es la encargada de los archivos temporales. Es por ello que siempre se recomienda sustituir las memorias existentes por otras mayores o bien añadir más si se va a proceder a incrementar el volumen de trabajo. Partir de un equipo con memoria suficiente será sin duda una apuesta segura.


No te preocupes al leer esto: las memorias RAM no tienen por qué suponer un desembolso demasiado grande. De hecho, puedes encontrar memorias reacondicionadas por menos de 20€. Claro que, si eres de las personas convencidas de la necesidad de una buena inversión en equipo informático, puedes llegar a pagar hasta cerca de 400€ por una memoria RAM de alta capacidad.
Una recomendación sería disponer de unidades extra de memoria RAM: actualmente, estas piezas son muy fáciles de reemplazar, con lo que, en caso de deterioro, contar con piezas de sustitución puede suponer un notable ahorro de tiempo.


Conservación

Y, por supuesto, mantén tu servidor de empresa a una temperatura estable con un buen sistema de refrigeración, conéctalo la red a la fuente eléctrica correcta y asegúrate de que todos los componentes del servidor reciben los cuidados adecuados. No hay nada más frustrante que comprobar cómo una buena inversión en equipos potentes y de calidad se pierde por no haber sido capaces de mantenerlos en buen estado.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña