Marcos digitales, la evolución del papel hacia los píxeles
La tecnología moderna nos permite producir gran cantidad de imágenes en segundos y, por ende, no podemos negar que hoy en día hacemos muchas más fotografías que en el pasado. Casi todas estas fotografías son digitales, aunque la fotografía analógica aún sigue viva entre los amantes de lo vintage.
Ante este auge de la imagen digital, el marco de fotos digital es la opción que eligen muchas personas para exhibir sus imágenes, no solo por la comodidad, sino por economía de espacio en la casa. El marco en sí, es un dispositivo que consta de circuitos electrónicos que permite la visualización de una gran cantidad de imágenes digitales de forma sucesiva sin la necesidad de utilizar un ordenador.

¿Para qué queremos un marco digital?
La respuesta a esta pregunta sería: para sustituir a un portaretrato analógico o clásico. Si buscamos un gadget para exponer presentaciones o darle un uso distinto al de visualizar fotos, entonces debemos mirar algún dispositivo informático válido para ello.
El portarretratos digital nos permite visualizar y mostrar fotos digitales, una de las miles que sacamos con nuestra cámara digital, móvil u otro dispositivo que nos permita hacerlo, pero con un tamaño y una calidad que no conseguimos con el teléfono, o al menos con algunos.
Aunque siempre podamos imprimir alguna que otra foto para regalar o tener en la cartera, un marco electrónico nos permite ahorrar espacio físico en nuestra casa u oficina. No ocupa, ni de lejos, lo mismo que los voluminosos álbumes de fotos, está siempre visible y es fácilmente transportable a cualquier lugar.

Quiero un marco digital… ¿Por dónde empiezo?
En cuanto al formato de la fotografía, la gran mayoría de los portafotos digitales son compatibles con el formato JPEG, así que esto no debería agobiarnos a la hora de elegir uno.
Un aspecto importante es la conectividad. Aunque lo ideal es que fuera WiFi, lo más usual y económico es encontrar marcos con puerto USB y con ranuras para tarjetas de memoria. También puede que algunos marcos digitales, especialmente pensados para usar con teléfonos móviles, vengan con bluetooth.
Para sustituir el tradicional marco de fotos por uno digital no hay que hacer una inversión demasiado alta. Existen marcos digitales baratos con prestaciones muy dignas. Si queremos un marco que no se vaya de nuestro presupuesto, debemos considerar centrarnos en los de 7 y 8 pulgadas (17,78cm y 20,32cm) que son los más habituales. Por ejemplo, un marco de 7 pulgadas lo encontramos nuevo a unos 12€ y con un poco más de resolución de pantalla (800x480 píxeles) podemos encontrar uno nuevo a 24,99€.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña