Máquinas tricotosas, herramientas para tejer a mano con calidad industrial
Tejer con punto y ganchillo es una artesanía que tiene muchos siglos de historia. Hoy en día, aún se sigue realizando y lo cierto es que en los tiempos de producción en masa, cada vez se valoran más los tejidos hechos a mano y las artesanías para el hogar. Las prendas de punto nunca pasan de moda y la realización manual de estos tejidos es muy valorada, pero lleva mucho tiempo.
Si quieres avanzar un punto más en tu producción de tejidos, las máquinas tricotosas son increíblemente útiles y eficientes. Te permiten aumentar la cantidad de piezas realizadas en menos tiempo y ganar en calidad, además de abrirte la posibilidad de diseños más complejos y elaborados.

Una tradición que lleva muchísimos años
Parece increíble, pero ya existían máquinas tricotosas en el siglo XVI. Una buena parte de las que puedes encontrar hoy en el mercado se fabricaron durante el siglo pasado, en las décadas del 70, 80 y 90. Muchos les dan la clasificación de vintage, pero lo cierto es que si están en buen estado funcionan de forma excelente y te darán muchas satisfacciones. Existen empresas que se dedican exclusivamente a comercializar este tipo de máquinas “antiguas”, que podrás conseguir por diferentes precios, entre 150 y 600€.
En una época fueron muy utilizadas las tarjetas perforadas para que las máquinas hicieran diseños automáticamente. Las tricotosas las leían mediante sistemas ópticos y reproducían el patrón en el tejido. Este sistema aún se utiliza, en algunos casos con tarjetas ya perforadas con patrones preestablecidos, o en otros con tarjetas base que puedes perforar tú mismo para elaborar tus propias creaciones.
También existen máquinas modernas que cuentan con un pequeño ordenador que te permite conectarlas a tu propio PC para lograr patrones sorprendentes. 

Accesorios que te darán mejores resultados para tus prendas de punto
Las máquinas requieren, a parte de los hilos, varias herramientas adicionales para optimizar el trabajo, como las piezas para transferir puntos de una aguja a la otra o para lograr diferentes efectos como trenzas y ochos. También existen peines para colocar agujas con facilidad y rapidez y ovilladores que te permitirán que el hilo se deslice correctamente hacia el alimentador.
Al comprar una de segunda mano, te convendrán aquellas que solo hayan tenido únicamente uso doméstico, porque el desgaste será mucho menor.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña