Máquinas Recreativas Arcade: un viaje al pasado
¿Quién no recuerda la mítica Máquina Arcade? Aquellos primitivos videojuegos que poblaban los salones recreativos, con un único juego en cada máquina y fueron una gran fuente de  diversión juvenil en los primeros años 80. No era extraño ver a grupos de adolescentes en torno a una máquina recreativa Arcade, observando cómo se desarrollaba una partida individual o, por qué no, tomando parte en uno de los juegos para varios jugadores que existían entonces y compitiendo por llegar hasta el final.
Su dificultad creciente, su avidez de monedas (sólo se podía acceder a su universo de estrategia y fantasía respondiendo a la insistente demanda “insert coin”) y el prestigio inmediato que aportaba el poder dejar recuerdo de la hazaña lograda en la tabla de los mejores jugadores que aparecía al final, son experiencias que merece la pena recuperar.


Una segunda juventud
Hoy, más de 30 años después, las Máquinas Arcade están experimentando una nueva juventud. Es posible encontrar tanto máquinas originales de segunda mano como nuevas manufacturadas por amantes del género, con un rango de precios que oscila entre los 300 y los 2500€, o incluso podemos adquirirlas por piezas para construirlas a nuestro gusto o restaurarlas con diferentes accesorios. Estructuras, electrónica y adornos se venden por separado, permitiendo personalizar así aún más la experiencia.
También es posible adquirir juegos de Máquinas Recreativas de los años 80, u optar por los nuevos programas diseñados ex profeso. Por ejemplo, en Japón, esta es una moda que nunca ha desaparecido del todo, produciéndose nuevos títulos anualmente.
Construidas en diferentes medidas, existen las Máquinas Recreativas Arcade aptas para cualquier espacio; desde las de tamaño más modesto, como las Bartop (creadas para colocar encima de la mesa), hasta las de tamaño grande para varios jugadores, si tenemos la posibilidad de dedicar un rincón del hogar a este artefacto que logrará retrotraer a quien lo use a los dorados años 80.

Para amantes del juego
Antes de la llegada de las consolas, era en los recreativos donde reinaban los videojuegos. No era sólo la partida: era la música, el ambiente, el rodearte de gente como tú y el disfrutar de una experiencia única y propia fuera del hogar.
Ya no hay excusa para evitar volver a los brazos de una afición que tantas pasiones desataba. Tanto si viviste aquellos años como si sólo los conoces por las películas o series, o si eres amante de las consolas y videojuegos, ahora tienes ahora la gran oportunidad de disfrutar de todo ello en la comodidad de tu hogar.