No puede faltar en una fiesta

Fiesta en casa con colegas, todo preparado para una velada inolvidable, algo de picoteo, bebida fría, pero, ¿y el hielo? Si has pasado por esto ya sabes lo que toca: abandonar la juerga en su momento álgido para bajar al bar o a la tienda que abre 24 horas en busca de las bolsas de hielo. Esto no te habría pasado si tuvieras en casa una de las muchas máquinas para hacer hielo que existen hoy en día en el mercado y que permiten disponer de un surtido casi ininterrumpido de los mejores y más compactos cubitos.


No lo vamos a negar: a la hora de comprar los necesarios electrodomésticos pequeños de cocina, esos que te hacen la vida más fácil y, por qué no, te hacen parecer una persona de gran experiencia frente a tus amistades, siempre se piensa en abrelatas eléctricos, cortafiambres y cortadores o exprimidores y licuadoras, antes que en proveerse de un suministrador de hielos. Y, sin embargo, ¿cuántas veces no habrás pensado que la gofrera la usa muy poco y que te ocupa la mitad de un tramo de la alacena? ¿No habría sido mejor poner la máquina del hielo en la lista de bodas?


Para la próxima

Bueno, nunca es tarde: aún estás a tiempo de que tu próxima fiesta sea un éxito total. Ten en cuenta que podrás hacerte con una máquina de hielo por unos 100€ y es una inversión segura.  Claro que, si tienes un pequeño negocio o montas grandes fiestas en casa, te conviene optar por una máquina de mayor envergadura y triunfarás desde luego, pero deberás pagar más de 500€.


En cualquier caso, querrás amortizar tu inversión. Para conservar tu máquina en perfecto estado durante más tiempo, sigue siempre las instrucciones del fabricante. Procura limpiarla regularmente: las máquinas de hielo son lugares donde pueden proliferar hongos y otros patógenos debido a la constante presencia de agua. No se lo pongas fácil. Además, si empleas agua del grifo, procura utilizar filtros: ten en cuenta que toda impureza que provenga de la red común acabará almacenada en el sistema de tu máquina, pudiendo llegar a estropearla.


A veces un pequeño detalle como el disponer de hielo constantemente puede marcar la diferencia, convirtiendo una fiesta normal en una súper fiesta. Ahora que, si lo que realmente quieres es quedarte con toda la gente que asista con la boca abierta, ¿has pensado en hacerte con máquinas de perritos o bien palomiteros? Éxito absoluto asegurado.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña