¿Tienes uno que vender?

Haz que lo vean millones de compradores.

La máquina de escribir y su influencia

Las máquinas de escribir revolucionaron por completo el mundo. Estas máquinas les permitieron a los oficinistas, periodistas, abogados, secretarias y escritores facilitar y agilizar sus trabajos. En los años 1700 se patentó por parte de Henry Mill el primer prototipo de máquina de escribir, pero no sería hasta más de un siglo después que Christopher Sholes creara la primera máquina de escribir que tendría un verdadero éxito comercial y empezarían a multiplicarse. A partir de ese momento, a finales de los años 1800, empiezan a salir al mercado las Remington, Hermes y Olympia, entre otras marcas, que darían inicio a la revolución de las máquinas de escribir.


Las máquinas de escribir en la actualidad

Aunque las máquinas de escribir han sido reemplazadas en la actualidad por los ordenadores y los portátiles modernos, estas máquinas siguen siendo objetos de interés para coleccionistas y románticos. Sobre todo para escritores, periodistas y todas esas personas que viven de oficios ligados al ejercicio de la escritura. Sin embargo su vigencia no se ha perdido del todo, ya que muchas personas optan por utilizarlas por los beneficios que brindan: naturalmente no pueden ser hackeadas, así que muchas personas prefieren escribir sus trabajos en estas máquinas antiguas y además su uso no es perjudicial para la vista, ya que no se dispone de ningún elemento de iluminación artificial.


Composición y funcionamiento de las máquinas de escribir


Las máquinas de escribir se componen de tabulador, armazón, timbre, teclado, un carro que transporta el rodillo con el papel, una palanca para rotar el rodillo, la sujetadora de papel y los rodillos. Estos elementos fueron suficientes para la redacción de miles y millones de documentos.

El pasado, presente y futuro de las máquinas de escribir y otros artículos de la época

Junto con las máquinas de escribir existieron otros artículos que con el paso del tiempo fueron siendo sustituidos por ordenadores inteligentes y Smartphones, como es el caso de las calculadoras y registradoras antiguas, los telégrafos, tocadiscos y gramófonos, radios antiguas, y otros aparatos y máquinas antiguas cuyas funciones se pueden realizar ahora en un dispositivo inteligente. Sin embargo la tendencia de estas piezas ha sido la de recuperarlas, bien sea por nostalgia, coleccionismo o por funcionamiento.

Las máquinas de escribir, así como alguno de estos otros artículos, se adquieren hoy como piezas de colección, por lo que sus precios pueden variar y elevarse considerablemente. Por ejemplo, una máquina de escribir Remington puede costar unos 100€, pero este precio varía en función del estado y la conservación del objeto en cuestión.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña