Las máquinas de coser que ahora puedes tener en casa
Atrás quedaron los años en los que las máquinas de coser solo se usaban en grandes fábricas y almacenes. Hoy en día, las máquinas de coser vienen de todos los tamaños, modelos y precios, lo que las ha hecho accesibles para cualquiera que desea tener una de ellas en casa para confeccionar sus propias prendas.

El legado de las máquinas de coser
En la antigüedad, los seres humanos tapaban o cubrían las partes de su cuerpo con trapos o harapos, cortados muchas veces a mano o con herramientas no dispuestas para realizar cortes precisos, lo que a su vez perjudicaba el armado de las piezas.
Con el paso de los años las familias comenzaron a confeccionar sus prendas con hilo y agujas, pero el proceso de elaboración de pantalones y camisas era bastante lento. Todo esto cambió en 1846, cuando el estadounidense Elias Howe patentó el prototipo de máquinas de coser que había sido creada por Walter Hunt y fue entonces cuando la industria de la ropa y la confección despegó.

Estructura de las máquinas de coser
Las máquinas de coser están diseñadas para que una persona pueda coser artículos individuales. En estas máquinas, la tela se desliza por las prensatelas sin necesidad de agujas o dedales, lo que agiliza el proceso de costura.
Estas máquinas cuentan con un talón, que es la parte de la aguja que se fija en la empuñadura, un cono, que es la parte final del talón y tiene la finalidad de facilitar la inserción en la barra de la aguja, un tronco, que conecta el extremo superior de la aguja con la parte inferior, y las ranuras, cuya función es contener el hilo superior durante el paso del tejido. El ojo y la punta es el orificio donde se coloca el hilo y por lo general tiene forma ovoide. El ojo siempre está por encima de la punta. Por último tenemos los calibres que funcionan según el tipo de tela con la que se esté trabajando.

Cómo elegir la máquina de coser adecuada
Hay ciertos aspectos que se deben tener en cuenta a la hora de elegir una máquina de coser, como por ejemplo el voltaje del motor y el peso, ya que por regla general las máquinas ligeras, aunque son más fáciles de transportar, ofrecen menos estabilidad al coser.
Asegúrate de que permita el uso de prensatelas universales y que use el sistema de canillado en horizontal. A la par, que traiga o permita el uso de accesorios, patrones de costura, y otros artículos. Un precio estándar para una máquina de coser ronda los 30€. ¿Y tú? ¿Ya tienes la tuya?
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña