Monta en bicicleta con el manillar adecuado
El manillar de tu bicicleta es una parte a la que le deberías prestar mucha atención, pues es la que te permite controlar tu bicicleta y evitar que te estrelles contra algún árbol o salgas fuera de la calle, en pocas palabras... Sin embargo, el manillar de tu bici va más allá de simplemente evitar que necesites hacerle una visita al dentista; el uso de un buen manillar afecta tu rendimiento, la velocidad, la comodidad con la que te mueves, la facilidad de maniobra, y, por ende, influye en gran medida en tu carrera o entrenamiento de ciclismo. Existen diversos tipos de manillares, y dependiendo del tipo de ciclismo que practiques necesitarás uno que se adapte perfectamente a las condiciones de la vía a la que te enfrentas. Entre ellos, tienes los manillares de bici para carretera, de BMX, de doble altura o MTB, planos y de paseo.

Materiales de los manillares
Según el material, podemos encontrar manillares de carbono o de aluminio. El manillar de carbono es un poco más pesado que el de aluminio, porque está fabricado con un compuesto de carbono que se utiliza para resistir la fuerza que le aplicamos al conducir. También cabe destacar que el carbono es más elástico que el aluminio, es decir, más flexible, lo que permite reducir más las vibraciones se que producen al pedalear en superficies irregulares.

Algunos aspectos a tener en cuenta para elegir tu manillar
Aunque hay varios aspectos a tener en cuenta, no te resultará muy difícil elegir entre los manillares para bicicletas cuál es el más adecuado para ti. Lo primero es que tengas presente que, entre los artículos de ciclismo, los manillares son de los más importantes para tu carrera o paseo. Cuando busques un nuevo manillar considera los siguientes aspectos:

  • Altura del manillar: esto afecta tu rendimiento pues influye en lo aerodinámico de la bici.
  • Anchura del manillar: también influye en que puedas adoptar una postura aerodinámica.
  • Material: algunos son más livianos, mientras que otros, aunque son más pesados, te ofrecen más resistencia contra golpes y son más duraderos.
  • La maniobrabilidad que queremos obtener.
  • Agarre: ¿Qué tan cómodo queremos sentir el agarre en nuestras manos?

Y por supuesto, piensa bien en para qué vas a usar tu bicicleta y en qué condiciones vas a andar en ella. Recuerda que el manillar cambiará dependiendo del tipo de ruta que quieras cubrir con tu bici.