Encuentra la manguera de riego ideal para tu jardín
¿Buscas una manguera para riego que facilite tus tareas de jardinería? Haz tu elección con atención. Las mangueras pueden parecer todas iguales, pero no lo son y por lo tanto no da lo mismo comprar una u otra. Si realmente quieres encontrar la manguera más adecuada a tus necesidades, tendrás que fijarte en varios aspectos antes de comprar, como el material del que está hecha, la longitud, su resistencia a las torsiones y al calor, entre otros.

Elige primero longitud y diámetro de la manguera
Son dos aspectos básicos que has de tener en cuenta para comenzar la selección. En el mercado encontrarás mangueras de riego que miden desde 7 hasta 50 metros o más y la longitud que elijas dependerá obviamente del área de jardín o terraza que necesites regar y de la distancia a la que se encuentre el grifo más cercano. En cuanto al diámetro, hay mangueras para riego de 13, 15 y 19 mm. El diámetro de la manguera es el que determina el caudal de agua que deja pasar. A mayor diámetro, mayor caudal, por supuesto. 

Mangueras de materiales resistentes
Las mangueras de plástico o poliéster suelen ser más ligeras y económicas. Son ideales si vas a regar el jardín o lavar el patio solo de vez en cuando y tienes cuidado al recoger y guardar la manguera luego de utilizarla. Las mangueras reforzadas con goma son más pesadas y también bastante más caras. Pero resisten muy bien el calor y las presiones. Si tu manguera va a pasar mucho tiempo en el jardín expuesta al calor del sol, o si es probable que le pases por encima con el coche o que los niños jueguen con ella, entonces te conviene comprar una manguera reforzada con varias capas de goma.

Manguera tradicional, extensible o de espiral
Además de las mangueras de riego tradicionales, están disponibles en el mercado las mangueras de espiral, que gracias a su forma de muelle se recogen con facilidad y apenas ocupan espacio. La manguera extensible también es una opción novedosa: parece más corta pero se expande con la presión del agua aumentando su longitud hasta tres veces.

Accesorios para tu manguera
Luego de adquirir una manguera para riego, tal vez quieras elegir un conector resistente que no se estropee con facilidad debido a la presión del agua. Los hay de metal y de plástico ergonómico. Y otro accesorio muy útil son las pistolas y lanzas. Las más modernas permiten regular el caudal de agua fácilmente y elegir el tipo de dispersión que se desea.
Con esto, ya tendrás todo listo para regar y mantener tu jardín bien cuidado.