¿Tienes uno que vender?

Haz que lo vean millones de compradores.

Manetas de freno para bicicletas: garantía de seguridad y comodidad

Las manetas de freno son uno de los componentes de las bicicletas, sencillos pero indispensables para garantizar la comodidad y seguridad. Son las encargadas de frenar la fuerza que ejerce la propia masa de la persona y su correcta colocación garantiza, además de esta seguridad, una buena posición de manos y muñecas, evitando malestar y molestias en los brazos al frenar.

Hay manetas de frenos de diferentes materiales, adaptadas a los diferentes tipos de bicicleta, ya sean de carretera o de montaña, con gran variedad de colores, nuevas y de segunda mano, desde las simples a las más sofisticadas y llamativas, y que podrás encontrar en eBay a precios económicos.

¿Cuál es la importancia de las manetas?

El sistema de frenado de una bicicleta consiste en un disco metálico, llamado rotor, que está unido a la rueda y que gira a través de una pinza. Cuando se quiere frenar se pulsan las manetas de freno, con las que se hace presión sobre el disco para reducir la velocidad hasta llegar a parar la bicicleta.

Las manetas son por tanto el nexo de unión entre el ciclista y los frenos, por lo que es importante que estén perfectamente ajustadas y adaptadas a las necesidades de la persona que las utilizará, pues de ello depende en gran medida la seguridad. En algunas se pueden unificar el freno y el cambio en una sola abrazadera.

¿De qué materiales pueden ser las manetas?

  • Aluminio
  • Carbón
  • Plástico
  • Ergal
  • Acero inoxidable
  • Acero cinzado

¿Cómo se colocan las manetas?

Primero hay que tener en cuenta la adecuada colocación del manillar y determinar el diámetro con ayuda de un calibre para elegir el tipo de maneta. Una vez hecho esto, se elige la posición. Lo correcto es que las manetas de freno tengan una inclinación entre 12º y 14º grados respecto a la horizontal, para que los brazos descansen en ellas de manera natural.

Para ello, se debe tener en cuenta también el agarre que tenga en la curva del manillar ya que si las manetas están demasiado inclinadas hará que la llegada al freno sea incómoda y de difícil accesibilidad. Por ello, es importante tener en cuenta la regulación de alcance, que es la distancia máxima desde la maneta de freno al manillar en situación de reposo y que debe estar adaptada a la longitud de tus dedos. Se puede ajustar fácilmente a través de una llave Allen, o manualmente, según las marcas y modelos.







Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña