Mancuernas ajustables para entrenar en casa como en el gimnasio

Las mancuernas ajustables son dispositivos indispensables para entrenar en casa. Son pesas modernas que permiten regular la carga de forma sencilla y rápida para adecuarla a tu condición física, al entrenamiento que quieras realizar y al objetivo que desees alcanzar. Sin duda, un tipo de mancuernas muy útiles no solo para gimnasio, sino también para montar tu propia sala de entrenamiento en tu hogar y mantenerte en forma.

¿Qué partes tienen las mancuernas ajustables?

Las mancuernas ajustables cuentan con tres elementos principales:

  • Una barra metálica que sujeta los discos y te proporciona la superficie de agarre.
  • Discos de hierro forjado o materiales similares. Poseen mayor o menor tamaño según su peso, que puede ser de 1 kg, 5 kg, 10 kg, etc.
  • Ganchos que impiden que los discos se salgan de la barra y puedan caer al suelo o hacerte daño en un pie.
¿Qué tipos de mancuernas ajustables existen?

Fundamentalmente, existen dos tipos de mancuernas ajustables:

  • Clásicas. Te obligarán a comprar discos para mancuernas cuando tu nivel físico mejore y tengas más fuerza. Constan de una barra metálica sobre la que se posan los discos y de dos ganchos. Estos se ponen en los extremos para permitir sacar y meter los discos y para evitar que se caigan.
  • Automáticas. Cuentan con un complejo sistema mecánico que regula el peso de la mancuerna. Basta con girar una ruleta ubicada en uno de los extremos para que este sea mayor o menor. Son las más modernas y compactas, pero no admiten la colocación de discos adicionales.
¿Qué puedes trabajar con unas mancuernas ajustables?

Principalmente, este tipo de mancuernas sirven para entrenar la fuerza y la potencia del tren superior. Hablamos, por ejemplo, de los bíceps y los tríceps de los brazos, de los deltoides de los hombros, de los dorsales de la espalda o de los pectorales del pecho. Eso sí, si trabajas con un peso menor, también puedes mejorar tu resistencia cardiovascular al realizar el esfuerzo.

Por su parte, estas mancuernas también son útiles para trabajar el tren inferior. Pero ¿cómo? Pues realizando ejercicios específicos de piernas mientras se cargan en las manos o en los hombros. Un claro ejemplo es el de las zancadas hacia adelante y hacia atrás y el de las sentadillas. Al sujetar las pesas, incrementas el peso que soportan los gemelos, cuádriceps y demás musculatura de la zona y la ejercitas con mayor intensidad.