El magnetófono vintage, artículos de moda entre los nostálgicos

En los últimos tiempos se han puesto de moda los artículos vintage, objetos antiguos muy estéticos y bien conservados, fabricados en una época determinada. En realidad, los objetos vintage son piezas únicas antiguas y con historia que a veces pasan por un cuidadoso proceso de selección y restauración que por lo general incrementa su precio.

En cualquier caso, en el mercado encontrarás todo tipo de artículos únicos, desde muebles hasta artículos vintage de imagen y sonido como gramófonos, radios, tocadiscos, altavoces o magnetófonos de bobina abierta

Si te gusta la música, probablemente ya te hayas planteado la compra de un magnetófono de bobina abierta antiguo, un artículo relativamente desconocido pero muy valorado entre los audiófilos por su alta fidelidad de sonido.


Los magnetófonos de bobina abierta, una vuelta al sonido analógico

Aunque la llegada de los discos compactos o CD y los archivos digitales mp3 supuso una gran revolución al tratarse de formatos de calidad que podían perdurar en el tiempo, al principio una gran parte de los aficionados al sonido renegaban de ellos por su inferior calidad sonora. Esa es, de hecho, una de las razones principales por la que los antiguos formatos analógicos han visto aumentar su popularidad en los últimos años de manera sorprendente.

Si hacemos un poco de historia, el primer formato en resucitar de las cenizas fue el vinilo, aunque hoy en día le siguen muy de cerca los magnetófonos de bobina abierta que también cuentan con muchos adeptos. En comparación con los formatos digitales, estos aparatos tienen un menor rango dinámico, lo que contribuye a que el sonido analógico de estas reliquias sea tan especial. Los entusiastas de la música afirman que los matices sonoros que ofrecen los magnetófonos son increíblemente ricos por lo que la música tiene mucha más fuerza que en los CD o mp3. Los incondicionales de estos aparatos también aseguran que la mayor ventaja de los magnetófonos es la durabilidad de las grabaciones (mucho mayor que en los vinilos) y la calidez del sonido que llena más las frecuencias medias y es más agradable que la fría calidad sonora de un vinilo o un CD.

Pero ya sabes, es a ti a quien corresponde decidir, así que antes de comprar un modelo concreto, es recomendable que tomes en cuenta la disponibilidad de contenidos, los precios y tu gusto musical. Por lo general, tanto los magnetófonos (entre 300 y 500€) como las cintas (a partir de 100€) son extremadamente caros y difíciles de encontrar, pero quizá te merezca la pena si lo que te pone la carne de gallina es la calidez del sonido de un magnetófono reacondicionado en perfecto estado.