Luces, cámara…

Si tienes o vas a comprar cámaras de vídeo o cámaras fotográficas y quieres sacarles el máximo partido, ¿has pensado en hacerte con los correspondientes accesorios para cámaras de vídeo y fotográficas? Pero no solo en los accesorios de la cámara en sí, como baterías o tarjetas de memoria, sino en otros elementos de suma importancia que a veces se olvidan a la hora de configurar el equipo, como es el caso de las luces de cámara y vídeo. Cuando hablamos de imagen, la luz no es importante, es vital en la composición de planos o secuencias. Disponer de un absoluto control sobre ella puede marcar la diferencia entre un resultado vulgar y mediocre y algo profesional e impactante.

Algo que todo el mundo sabe, independientemente de su habilidad con las lentes, es que la principal fuente de luz con la que contamos es la luz del sol. Jugar con ella, emplearla a favor de la imagen, es también una manera de componer y de obtener buenos resultados. Para ello, un buen juego de reflectores de luz para estudios fotográficos, sobre todo si son de reducido tamaño y portátiles, te proporcionará el toque de iluminación perfecto.


No siempre, sin embargo, podemos contar con la colaboración solar. Para esos casos conviene disponer de las mejores luces posibles. La fotografía perfecta no existe, pero una buena planificación de la iluminación puede hacer que te aproximes en la búsqueda de esa quimera. En un mundo perfecto podríamos modelar la luz como plastilina o untarla como mantequilla sobre la imagen; en el nuestro deberemos poder trabajar con lo que tengamos a nuestra disposición.


No te alarmes, no necesitarás un enorme desembolso para hacer tus pinitos con la iluminación de imagen. Por muy poco puedes obtener flashes pequeños de segunda mano con los que ir componiendo un equipo de iluminación casero y si buscas un poco más de calidad, puedes obtener un par de luz LED de calidad media por alrededor de 50€. Si ya te estás planteando montar un estudio profesional, la inversión puede llegar a dispararse; para que te hagas una idea, equipar un estudio con luces de calidad y un buen kit de accesorios (reflectores, paraguas, soportes…) puede superar ampliamente los 1000€.


¡Acción!


Pasado el primer momento de incertidumbre, ha llegado el momento de la verdad. Una vez creado e instalado tu esquema de iluminación, sólo te queda empezar a crear. La luz será a partir de ahora tu pintura, el sensor el lienzo y la cámara el pincel. Con esta premisa, ya sabes lo que te vamos a recomendar a continuación: práctica, práctica y más práctica. ¡Acción!