Ten tu reproductor de discos a raya con los mejores limpiadores

Los soportes digitales para ordenadores y tablets, tales como CD, DVD y Bluray, son perfectos para tener toda la información almacenada en un mismo sitio, y le están ganando terreno a los disquetes, aunque también es cierto que existen otros soportes digitales para ordenadores y tablets. Para tenerlos todos almacenados, existen cajas y archivadores que cumplen a la perfección está función, aunque quizá uno de los temas que más te ha de preocupar es el de la limpieza de este tipos de soportes digitales.
En el mercado vas a encontrar productos de limpieza cuyos precios oscilan entre 3,5 y 56€, pero que te garantizan que este tipo de soportes estarán en perfectas condiciones.


¿Cómo utilizar productos de limpieza y reparación de discos?

Lo más común en el mercado, es encontrar discos limpiadores que mantienen a raya la suciedad en la lente de tu reproductor. Pero, ¿cómo debes usarlos? Te lo contamos para que veas lo sencillo que es su funcionamiento.
Una vez que ya hayas comprobado que tu reproductor no lee ningún tipo de disco, lo que tendrás que hacer será abrir la bandeja de salida del reproductor.
Tras esto, limpia la bandeja (una vez esté abierta) con un poco de alcohol y algodón. Límpiala de forma suave y luego inserta un CD limpiador, y tan solo tendrás que esperar unos 10 minutos a que este tipo de disco haga su función.
Estos discos limpiadores tienen una especie de escobillas, y vienen con un líquido con el que tendrás que impregnar estas almohadillas antes de proceder a la limpieza del reproductor.
Una vez acabe de limpiar tu reproductor, el disco será expulsado y tendrás que comprobar, con un disco nuevo, si la limpieza ha surtido efecto.Si compruebas que tu reproductor no ha quedado del todo limpio, lo mejor es que soples con aire comprimido el excesivo polvo que rodea al láser del reproductor y repetir el paso anterior, es decir, el volver a poner el disco limpiador en el reproductor dañado.
Los discos limpiadores tienen tanto sus seguidores como sus detractores, aunque lo cierto es que funcionan en casi todos los casos. En los casos en los que no es posible reparar el reproductor con este tipo de producto, el procedimiento se vuelve algo más tedioso, y es que tendrás que desarmar el lector y limpiar la lente láser con un bastoncillo y algún producto como alcohol o una mezcla de agua y amoníaco.